Ejemplos ?
En ese caso, los millares de personas que actualmente se abstienen de entrar en un negocio por las ruinosamente altas tasas de interés que deben pagar por el capital que necesitan para comenzar y mantener su negocio hallarían muchas menos dificultades en su camino.
Caído ruinosamente en la Serie C1, en 1978 Pippo Marchioro volvió y en dos años consiguió subir de categoría el equipo de Como devolviéndolo nuevamente a la Serie A.