ruidoso

(redireccionado de ruidosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ruidoso, a

1. adj. Que produce mucho ruido es una máquina ruidosa. escandaloso
2. Que da mucho que hablar el proceso del famoso deportista ha sido muy ruidoso. aparatoso

ruidoso, -sa

 
adj. Que causa mucho ruido.
fig.Díc. de la acción o lance notable y del que se habla mucho.

ruidoso, -sa

(rwi'ðoso, -sa)
abreviación
1. silencioso que causa o produce sonido muy fuerte una fiesta ruidosa
2. acción, persona que causa o produce comentarios Todas sus decisiones tuvieron consecuencias ruidosas.
Traducciones

ruidoso

bruyant

ruidoso

hlučný

ruidoso

larmende

ruidoso

laut

ruidoso

äänekäs

ruidoso

bučan

ruidoso

やかましい

ruidoso

시끄러운

ruidoso

lawaaierig

ruidoso

bråkete

ruidoso

barulhento

ruidoso

högljudd

ruidoso

เสียงดัง

ruidoso

ồn ào

ruidoso

吵杂的

ruidoso

Шумен

ruidoso

רועש

ruidoso

ADJ
1. (= estrepitoso) → noisy
2. [noticia] → sensational
Ejemplos ?
Sus fiestas eran tan ruidosas y sus salones estaban tan bien iluminados como siempre, aunque es posible que echara de menos las multas de los no conformistas que solían irle a engordar la despensa y la bodega; porque lo cierto es que empezó a interesarse por las rentas de sus vasallos mucho más de lo que acostumbraba.
Una sombra negra salpicada de luces se alzó súbitamente ante nosotros; las pisadas de nuestras cabalgaduras se hicieron más ruidosas en el suelo de hierro, y entramos bajo una bóveda que abría sus fauces entre dos torres enormes.
¿Por qué no han de terminarse por el mismo sendero que fueron juzgados los antecedentes que es inmediata incidencia el convite de vecinos últimamente decretado para una discusión tan delicada de consecuencias las más ruidosas y subversivas del buen orden?
Este descubrimiento no dejaba de inquietarla algo, sobre todo teniendo en cuenta las ruidosas carcajadas que la noche anterior había creído percibir a lo lejos y en uno de los ángulos de la plaza, cuando cerraba el balcón y despedía a su amante; pero al mirar aparecer entre las filas de los combatientes, que pasaban por debajo del estrado lanzando chispas de fuego de sus brillantes armaduras y envueltos en una nube de polvo los pendones reunidos de las casas de Carrillo y Sandoval; al ver la significativa sonrisa que la saludar a la reina le dirigieron los dos antiguos rivales, que cabalgaban juntos, todo lo adivinó, y la púrpura de la vergüenza enrojeció su frente y brilló en sus ojos una lágrima de despecho.
¿Y a qué se refiere esa facultad maravillosa?, se refiere, prosiguió el montero, a que, según él afirma, y lo jura y lo perjura por todo lo más sagrado del mundo, los ciervos que discurren por estos montes se han dado de ojo para no dejarle en paz, siendo lo más gracioso del caso que en más de una ocasión los ha sorprendido concertando entre sí las burlas que han de hacerle y después que estás burlas se han llevado a termino, ha oído las ruidosas carcajadas con las que las celebran.
Exaltado al trono este Príncipe, la casa de Velasco, que había mediado entre él y su padre para terminar sus ruidosas desavenencias, fue tratada con singular estimación; y su primogénito D.
Estrofa II ¡Oh nave cretense de alas blancas que llevaste á mi señora por las olas ruidosas y saladas del mar desde sus moradas felices hacia la voluptuosidad de bodas desgraciadas!
Reía la madre su invención, tantas veces repetida: acompañábala el fiscal con sus carcajadas ruidosas, y hasta Pillín lanzaba chillidos muy satis­fechos de su fachita grotesca.
Miguel, intrépido, hirviendo en entusiasmo generoso, voló a revestirse lo mejor de su arsenal y a convocar sus huestes. No es la armadura de Miguel de esas pesadas y férreas medievales, ruidosas al moverse, como la del otro paladín San Jorge.
Cuando apareció en la plaza tambaleándose sobre sus piernas torcidas y balanceando su enorme cabezota deforme, los niños estallaron en ruidosas exclamaciones de alegría, y la infanta rió tanto que la camarera se vio obligada a recordarle que si bien muchas veces en España la hija de un Rey había llorado delante de sus pares, no había procedente de que una Princesa de Sangre Real se mostrara tan regocijada en presencia de personas inferiores a ella.
Multitud de presas y canales aprisionan las aguas y las hacen saltar espumantes y ruidosas, para dar movimiento á los molinos y batanes, á las fábricas de paños y papel, á la vez que riegan los campos y dan frescura á las frondosas arboledas.
Entonces elegías, epitafios, de luto nacional muestras ruidosas, lápidas, monumentos, cenotafios, estatuas coronadas de oro y rosas: todo lo que es ya inútil al difunto y a su nación de vanagloria asunto.