ruidoso

(redireccionado de ruidosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

ruidoso, a

1. adj. Que produce mucho ruido es una máquina ruidosa. escandaloso
2. Que da mucho que hablar el proceso del famoso deportista ha sido muy ruidoso. aparatoso

ruidoso, -sa

 
adj. Que causa mucho ruido.
fig.Díc. de la acción o lance notable y del que se habla mucho.

ruidoso, -sa

(rwi'ðoso, -sa)
abreviación
1. silencioso que causa o produce sonido muy fuerte una fiesta ruidosa
2. acción, persona que causa o produce comentarios Todas sus decisiones tuvieron consecuencias ruidosas.
Traducciones

ruidoso

bruyant

ruidoso

hlučný

ruidoso

larmende

ruidoso

laut

ruidoso

äänekäs

ruidoso

bučan

ruidoso

やかましい

ruidoso

시끄러운

ruidoso

lawaaierig

ruidoso

bråkete

ruidoso

barulhento

ruidoso

högljudd

ruidoso

เสียงดัง

ruidoso

ồn ào

ruidoso

吵杂的

ruidoso

Шумен

ruidoso

רועש

ruidoso

ADJ
1. (= estrepitoso) → noisy
2. [noticia] → sensational
Ejemplos ?
No pasemos la vida En llorar como imbéciles mujeres; La riqueza gocemos adquirida, Y hagamos amistad con los placeres.» Y aquí don Juan, soltando de repente Ruidosa carcajada, Que sin duda excitada Fue por recuerdo que acudió a su mente, Siguió diciendo: «Y en verdad que ahora Pillaré descuidada A mi antigua Sirena encantadora.
-Pues Bustos es el de ella. Quedó tal oyendo Bustos inmóvil como una piedra, y en carcajada ruidosa rompió la infame Sirena. Siguióla don Juan a poco, diciendo: -¡Cosa como ella!
en aquella tan ruidosa causa que sufría en el Santo Oficio, escogiéndole por su doctrina y reputación como el defensor mas digno de la calidad del reo, y de la gravedad y delicadeza del negocio.
No es por cierto el matambre ni asesino ni ladrón; lejos de eso, jamás que yo sepa, a nadie ha hecho el más mínimo daño: su nombradía es grande; pero no tan ruidosa como la de aquéllos que haciendo gemir la humanidad, se extiende con el estrépito de las armas, o se propaga por medio de la prensa o de las mil bocas de la opinión.
n las primeras horas de una noche de diciembre, a su paso por Barracas al norte, lindo arrabal de Buenos Aires, un tramway se detuvo para desembarcar numerosos pasajeros ante la verja de una quinta cuyos jardines, iluminados, anunciaban una fiesta. Los recién llegados se esparcieron platicando con ruidosa alegría por las avenidas de floridos arbustos que conducían a la casa.
–Y si tal sucediera la operación, en este caso, como en el anteriormente supuesto, seria ruidosa a la larga, pues, es mas que probable que el fomento que recibirá la industria no la reforzaría lo suficiente para pagar los intereses usurarios del capital con que se le habría habilitado.
¿no se dice así?, de castidad...; ¡vamos!, de permanecer doncello. Aquí las risas de los circunstantes fue tan ruidosa, que hizo retemblar los sucios cristales de la estancia.
Ya no hablábamos; andaba a mi lado absorto en un solo pensamiento, en una preocupación constante, que le hubiera hecho encontrar la soledad en medio de la multitud más ruidosa.
El primer movimiento de los dos jóvenes fue llevar las manos al puño de sus espadas; pero, deteniéndose como heridos de una idea súbita, volvieron los ojos a mirarse, y se hubieron de encontrar con una cara de asombro, tan cómica, que ambos prorrumpieron en una ruidosa carcajada, carcajada que, repitiéndose de eco en eco en el silencio de la noche, resonó en toda la plaza y llegó hasta el palacio.
Desde el día, que yo siempre tendré por funesto, en que llegasteis a la fuente de los Álamos, en pos de la res herida, diríase que una mala bruja os ha encanijado con sus hechizos. Ya no vais a los montes precedido de la ruidosa jauría, ni el clamor de vuestras trompas despierta sus ecos.
En las ráfagas del aire y confundido con los leves rumores de la noche, creyó percibir un extraño rumor de voces delgadas, dulces y misteriosas que hablaban entre sí, reían o cantaban cada cual por su parte y una cosa diferente, formando una algarabía tan ruidosa y confusa como la de los pájaros que despiertan al primer rayo del sol entre las frondas de una alameda.
Mordía la almohada, para no gritar. En las casas pequeñas, la queja no puede ser ruidosa. Al otro lado del pasillo dormían sus padres...