rueca

rueca

(Del germ. rokko.)
1. s. f. TEXTIL Instrumento usado para hilar que consiste en una varilla con una pieza en su parte superior, en la que se coloca el copo.
2. Torcimiento, vuelta o curvatura de una cosa.

rueca

 
f. Instrumento para hilar.
fig.Vuelta o torcimiento de una cosa.

rueca

('rweka)
sustantivo femenino
textile aparato utilizado para hilar lana manualmente Con la rueca hizo una lámpara.
Traducciones

rueca

rocca

rueca

SFdistaff
Ejemplos ?
II Una vieja que vive muy pobre En la parte más alta del pueblo, Que posee una rueca inservible, Una virgen y dos gatos negros, Mientras hace la ruda calceta Con sus secos y temblones dedos, Rodeada de buenas comadres Y de sucios chiquillos traviesos, En la paz de la noche tranquila, Con las sierras perdidas en negro, Va contando con ritmos tardíos La visión que ella tuvo en sus tiempos.
Vivió sumisa y callada, y si no se le pudo aplicar la divisa de la matrona romana, «Guardó el hogar e hiló lana asiduamente», fue porque hoy las fábricas de género de punto han dado al traste con la rueca y el huevo de zurcir.
310 La izquierda la rueca, de muelle lana revestida, retenía, la derecha, ora levemente abajando los hilos, con los dedos supinos los conformaba, ora en el prono pulgar torciéndolo, el huso equilibrado volteaba con el torneado rocadero, y de este modo, rasgándolo, igualaba siempre la obra el diente, 315 y los bocados de lana se adherían a los ariditos labiecillos, los que previamente del flexible hilo habían quedado sobresalientes; ante sus pies, en cambio, de candente lana, muelles vellones custodiaban, de varitas hechas, unas cestas.
Abra las puertas, mi padre, ábralas de par en par. :Madre, sáqueme la rueca que traigo ganas de hilar, :que las armas y el caballo bien los supe manejar.
La tía Rolet la tapó con un refajo y se quedó de pie delante de ella. Después, como no contestaba, la buena mujer se alejó, cogió su rueca y se puso a hilar lino.
-Nada me gusta tanto como la rueca -la respondió la Reina-; el ruido del huso me encanta, dejadme llevar a vuestra hija a mi palacio, yo tengo lino suficiente e hilará todo lo que quiera.
Su marido entró a las vacas en Aubespi, la rueca al borde del camino, pero como el Judío Errante, la vieja madre Miette no paró en su carrera y ella corre aún.
El Príncipe, asustado al ver aquello, juró que desde allí en adelante no volvería su esposa a tocar la rueca, librándola así de esta odiosa ocupación.
El rey y la reina tomaron la resolución de ir a buscar a la vieja, esperando que allí donde se había encontrado la perla hallarían también noticias de su hija. Estaba la vieja en su soledad, sentada a la puerta junto a su rueca e hilaba.
La pasión del puñal, de la ojera y el llanto. ¡Oh princesa divina de crepúsculo rojo, Con la rueca de hierro y de acero lo hilado!
La caridad romana. 121. El pelo que se corta de la cabeza. 122. El huevo. 123. El torno de las monjas. 124. El cañón. 125. El aire. 126. La rueca.
Mientras feriaba una rueca, un candil o una libra de cerro, Pepona observaba atentamente a los tratantes; y sus espías, en la taberna, avizoraban los tratos cerrados por un vaso de lo añejo.