rubor

(redireccionado de rubores)
También se encuentra en: Sinónimos.

rubor

(Del lat. rubor.)
1. s. m. Color rojo que aparece en las mejillas, producido por un sentimiento de vergüenza el rubor de su rostro demostraba que se sentía avergonzado. sonrojo
2. Sentimiento ocasionado por un hecho turbador, que se manifiesta en el color encendido en el rostro sus groseras palabras le causaron rubor. turbación, apuro, vergüenza
3. Color rojo muy intenso.

rubor

 
m. Color encarnado o rojo muy encendido.
Color que la vergüenza saca al rostro y que lo pone encendido.
fig.Empacho y vergüenza.

rubor

(ru'βoɾ)
sustantivo masculino
1. color que toma el rostro a causa de la vergüenza Siento cómo me sube el rubor.
2. desvergüenza sentimiento de vergüenza No siente rubor al mentir.
Sinónimos

rubor

sustantivo masculino
empacho, vergüenza*, sonrojo, bochorno, sofoco. palidez, impasibilidad, desvergüenza.
Estos sinónimos forman, en el orden en que se enumeran, una serie intensiva.
Traducciones

rubor

ruměnec

rubor

rødmen

rubor

puna

rubor

rougeur

rubor

rumenilo

rubor

赤面

rubor

홍조

rubor

blos

rubor

rødme

rubor

rodnad

rubor

หน้าหรือผิวแดง

rubor

sự đỏ mặt

rubor

红晕

rubor

SM
1. (en cara) → blush, flush
causar rubor a algnto make sb blush
2. (= timidez) → bashfulness
3. (= color) → bright red

ru·bor

m. rubor, vasolidation caused by heat or emotion; redness of the skin; blush.

rubor

m (form) redness, flush, flushing; (debido a la menopausia) hot flash
Ejemplos ?
Tosió y dijo: -¿Tiene usted miedo? La señorita Tangarife, a pesar de sus rubores, pronunció muy claro: - ¿Abé bu per? ¡Los ojos que abrió aquella gente...!
SUEÑO Muchos creen que en el sueño está la muerte con su estrip de lugares tan comunes: guadañas, esqueletos sin rubores, huesos en equis bajo calaveras tontas, locas de tanta carcajada irónica que no las deja llorar por su calvario hueco.
¿Por qué no hacerlo sentirse capaz de expresarse sin miedo y con eficacia? ¿Por qué no conducirlo para que venza sus rubores, sus miedos y sus dudas?
En general, sin duda, puede suponerse con seguridad que los rubores de las doncellas cuentan la misma historia a los hombres jóvenes de todas las épocas y razas, pero dar esa interpretación a las mejillas sonrojadas de Edith, considerando mi posición y el tiempo que hacía que la conocía, y aún más el hecho de que este misterio data de antes de que la conociese, habría sido una solemne estupidez.