rubicundo

(redireccionado de rubicundos)
Búsquedas relacionadas con rubicundos: gallarda

rubicundo, a

(Del lat. rubicundus. )
1. adj. De color rubio rojizo.
2. Que tiene buen color y aspecto saludable volvió rubicundo de sus vacaciones en la montaña. sonrosado
3. Se aplica al pelo que es de un color rojizo. pelirrojo

rubicundo, -da

 
adj. Rubio que tira a rojo.
Díc. de la persona de buen color y aspecto saludable.
Díc. del pelo que tira a colorado.

rubicundo, -da

(ruβi'kunðo, -ða)
abreviación
1. que es de color rubio rojizo Pintó su habitación con un color rubicundo muy feo.
2. pelo que es de color rojizo La nieta tiene el mismo cabello rubicundo que su madre.
3. persona que tiene buen aspecto y buen color Estaban rubicundos tras el día de campo.
Traducciones

rubicundo

rubicondo

rubicundo

Ruddy

rubicundo

رودي

rubicundo

红润

rubicundo

紅潤

rubicundo

ADJ
1. [cara] → ruddy; [persona] → ruddy-faced
2. (= rojizo) → reddish
Ejemplos ?
El guionista George Meyer comentó: "escribir para Kelsey es genial: puede dar discursos melodramáticos y rubicundos que ninguno de los otros personajes podría dar jamás.
Asimismo la crítica a los clérigos atraviesa toda la literatura francesa (Rutebeuf, Béranger, Rabelais, La Fontaine) con “sus frailes y canónigos rubicundos, licenciosos, codiciosos, muy alejados, en definitiva, del ejemplo evangélico que se suponía debían seguir”.
Eran principalmente de ojos grises y cabellos oscuros (aunque algunos eran rubicundos como los descendientes de Fingolfin y Finarfin; o, incluso, pelirrojos como Maedhros), especialmente altos (con una estatura de dos metros), muy hermosos si se les compara con los hombres.
Dudamos que cuando están en estado interesante nos interesen más que cuando delgadas, iguales, ligeras y vivas andan conquistando el mundo con sus negros ojos y sus labios rubicundos.
No faltará príncipe de Judá ni caudillo de su linaje hasta que vengan todos los sucesos que le están guardados; y él será el que aguardarán, las gentes, el que, atará su pollino a la vid, y con un cilicio en el pollino de su burra; lavara en vino su vestidura, y en la sangre de la uva su manto; rubicundos serán sus ojos por el vino...
Y los ojos encendidos y rubicundos del vino, ¿qué son sino sus hombres espirituales embriagados con la bebida de su cáliz?, de quien dice el real profeta: «Tu cáliz que embriaga, ¡cuán hermoso y agradable es.» Y sus dientes, más blancos que la leche, la cual beben, según el Apóstol, los pequeñuelos, son las palabras con que se sustentan los pequeñuelos que no son idóneos para gustar de manjar más sólido.
-exclamó el señor Curro, el tabernero, un viejo de crecido abdomen, rubicundos mofletes y pelo blanquísimo, que asomaba por bajo la encasquetada gorra de lana, viendo al abrir la puerta de su establecimiento a la muchacha hecha un «cuco» en la reja.
No ofenderán al niño tus encantos: Cual se para festiva mariposa sobre los rubicundos amarantos, para libar su esencia deliciosa, suspenderá sus risas y sus juegos, y poniendo en la tierra su rodilla, respirará el aroma de los ruegos y dirá su oración pura y sencilla.
Que estaba en cama, con pocas esperanzas de curación; que todo el universo murmura y profiere lujuriosas lamentaciones; que se habla mal de Venus y de su familia sin que nadie de ella se deje ver mientras el hijo pasa la vida en el monte con una mujer de mala vida y la madre se divierte bañándose bajo las olas; entretanto ni voluptuosidad, ni gracias, ni jugueteos amorosos; todo abandonado; todo adquiere carácter salvaje y hosco. Ya no hay bodas, ni casamientos, ni matrimonios bien avenidos, ni rubicundos niños.