roturador

roturador, a

adj./ s. AGRICULTURA Que rotura o sirve para preparar un terreno para dedicarlo al cultivo.
Traducciones

roturador

frangizolle
Ejemplos ?
l rasgo de sumisión asociado al concepto (el término latino subdĭtus es el participio pasivo de subdĕre "someter") se identifica en la Edad Media y el Antiguo Régimen con la condición social del tercer estado (plebeyos, pueblo o el común), como en los término ingleses commoner ("común" o "comunero" -la expresión castellana que designa a los partidarios del bando de las ciudades en la Guerra de las Comunidades-) y commons (representados en la House of Commons -"cámara de los comunes"-), el alemán untertan (que implica subordinación - unter -), o el francés roturier ("roturador", del bajo latín ruptarius, "el que rompe la tierra").
La vida giraba en torno a una potentísima ganadería lanar, organizada en torno la Casa de Ganaderos, y a una agricultura en auge por el movimiento roturador y el avance del regadío.
Durante el siglo XVIII se produjo un importante proceso roturador y una recuperación demográfica que se acompañó con la creación o potenciación de núcleos hasta entonces marginales, coincidiendo con un fenómeno de recolonización interior espontáneo.
También hay arados especiales para diversas tareas: Cultivador, hace una labor superficial para realizar la siembra de semillas. Roturador o topo: se utiliza para labores profundas (más de 50 cm).
En las Constituciones Sinodales del obispo Pedro Dávila y Cárdenas (1737) aparece citado con 17 vecinos (85 habitantes) dedicados a las sementeras y al pastoreo, habiéndose desarrollado a partir del empuje roturador auspiciado por los señores del Valle de Santiago.
Durante el siglo XV el poblamiento de esta zona quedó consolidado, especialmente a partir de las últimas décadas del siglo con el aumento de la producción agraria y el desarrollo roturador, aunque a lo largo de este siglo también se producirá un proceso de reajuste poblacional y jurisdiccional, favoreciendo algunas zonas sobre otras (entre ellas Vegallera).
Esta interpretación estereotipada de una acción humana, histórica, tenue y respetuosa del entorno geográfico venezolano, se considera limitada y errónea como la visión etnocentrista europeizante decimonónica, aceptada por sectores importantes de la opinión pública, que enfatizaba en el deterioro ambiental desencadenado por la economía destructiva de sociedades primitivas que solo se superaría con la acción creadora y constructiva del colonizador y roturador de tierras nuevas.