rosado


También se encuentra en: Sinónimos.

rosado, a

(Derivado de rosa.)
1. adj. De color o de tono rosa se casó con un vestido entono rosado.
2. Hecho con rosas miel rosada; aceite rosado.
3. adj./ s. m. ENOLOGÍA Se refiere al vino tinto claro trajo un rosado de cosecha muy bueno.
4. adj./ s. Argent., Colomb., Chile Se aplica al caballo o la yegua cuya capa presenta manchas rosadas y blancas, ya por transparencia de la piel, ya porque posee pelos de estos colores.

rosado, a

(Derivado del lat. ros, rocío.)
adj. Se aplica a la bebida que está algo helada, con grumos congelados o cristales de hielo en su interior. escarchada

rosado, -da

 
adj. Díc. del color de la rosa.
Compuesto con rosas.

rosado, -da

(ro'saðo, -ða)
abreviación
que tiene un tono de color rosa una falda rosada
Sinónimos

rosado

, rosada
adjetivo y sustantivo masculino
Traducciones

rosado

pink, rose, rosé, rosy

rosado

rose, roux

rosado

Rosa

rosado

roze

rosado

rosa

rosado

różowy

rosado

ροζ

rosado

Růžová

rosado

Vaaleanpunainen

rosado

ורוד

rosado

ピンク

rosado

Rosa

rosado

สีชมพู

rosado

A. ADJ
1. [color] → pink
2. [panorama] → rosy
B. SM (= vino) → rosé

rosado-a

a. pink.

rosado -da

adj pink
Ejemplos ?
(Todo acto o voz genial viene del pueblo y va hacia él, de frente o transmitidos por incesantes briznas, por el humo rosado de amargas contraseñas sin fortuna) Así tu criatura, miliciano, así tu exangüe criatura, agitada por una piedra inmóvil, se sacrifica, apártase, decae para arriba y por su llama incombustible sube, sube hasta los débiles, distribuyendo españas a los toros, toros a las palomas...
Se ubicaba sobre una protuberancia de conchas que al abrirse mostraban perlas de color rosado de las cuales brotaban esplendentes energías que hacían flotar el suntuoso edificio.
Mas viendo Guruguz que no quería que el amistad quedase confirmada, sino permanecer en su porfía, llevólos a la cárcel, enojado, cuando Febo dorado asomaba la frente por las ventanas del rosado Oriente, como si azúcar fuera, y de colores en campo verde iluminó las flores.
«¡Es como el sol el pelo, mamá, lo mismo que el sol! ¡ya la vi, ya la vi, tiene el vestido rosado! ¡Dile que me la dé, mamá: si es de peto verde, de peto de terciopelo!
Nos tenía deslumbrados a todos la riqueza de las vidrieras con cifras y arabescos; las doradas columnas; los casetones del techo, con sus pinturas de angelitos de rosado traserín y azules alas y, particularmente, la profusión de espejos que revestían de alto a bajo las paredes; enormes lunas biseladas, venidas de Saint-Gobain (nos constaba, habíamos visto el resguardo de la Aduana), y que copiaban centuplicándolos, los mecheros de gas, las cuadradas mesas de mármol y los semblantes de las bellezas marinedinas, cuando venían muy emperifolladas en las apacibles tardes del verano, a sorber por barquillo un medio de fresa.
Un rincón es de enredaderas, y el de al lado de helechos gigantescos, con hojas como plumas. En un laberinto flotan sobre el agua la ninfea, y el nelumbio rosado del Indostán, y el loto del río Nilo, que parece una lira.
Y aun así ella era un ángel, y yo no habría sido un hombre joven si la razón y el sentido común hubiesen sido totalmente capaces de desterrar de mis sueños un tinte rosado, aquella noche.
M.) »Jueves.- D. bastante mejor.- Mejor noche- Ligero matiz rosado en las mejillas.- Me he decidido a pronunciar el nombre de D. C.- Este nombre lo vuelvo a insinuar con precaución durante el paseo- D., inmediatamente trastornada.
Cuando ve llegar a la muerte, el ángel vuela en círculos lentos y teje con lágrimas de hielo y narciso la elegía que hemos visto temblar en las manos de Keats, y en las de Villasandino, y en las de Herrera, y en las de Bécquer y en las de Juan Ramón Jiménez. Pero ¡qué horror el del ángel si siente una arena, por diminuta que sea, sobre su tierno pie rosado!
Dicen que ha llegado un extranjero, un mozo encantador de la tierra de Lidia, que se gloria de sus perfumados rizos rubios, rosado, en los ojos llevando las gracias de Afrodita, que los días y las noches se pasa organizando fiestas báquicas con las jóvenes.
Florecía el árbol, y florecía también el hijo del portero; habríais dicho un tulipán recién abierto. La hijita del general crecía delicada y paliducha, con el color rosado de la flor de acacia.
Y quiero que tu cuerpo, con la salud nutrido, alcance la hermosura del árbol y la flor; que, de frescura y fuerza modelo, esté vestido con el cendal rosado del virginal rubor.