roque

roque

(Del ár. ruhh, carro.)
s. m. JUEGOS Torre de ajedrez.

roque

(De origen incierto.)
adj. Que está dormido se quedó roque viendo la televisión; eran las doce de la mañana y seguía roque.

roque

 
m. Torre de ajedrez.
Traducciones

roque

roque

roque

roque

roque

罗克

roque

羅克

roque

Roque

roque

Roque

roque

Roque

roque

Roque

roque

1 SM (Ajedrez) → rook, castle

roque

2 ADJ estar roqueto be asleep
quedarse roqueto fall asleep
Ejemplos ?
En la Ciudad de Loxa, seis días del mes de Diciembre de mil y seiscientos y cuarenta y siete años, se juntaron el Cabildo, Justicia y Regimiento de esta Ciudad, como lo han de uso y costumbre, es a saber el Gobernador Diego de Castro, Corregidor y Justicia Mayor; el Capitán Joan Rodríguez Bernal, Alcalde Ordinario; el Capitán y Sargento Mayor Francisco Lucero, Alférez Mayor; Sebastián Cabrera Barba, Regidor (Perpetuo); Joan de Mendoza, Depositario General; Diego de la Banda y Joan Bautista Sánchez, Regidores y el Contador Roque Guarnizo, Procurador General.
Pendenciero, borrachín, mala persona, pero valiente y, en sus horas, trabajador de verdad. Llamábase Roque Lanceote. Escapó de la tierra como prófugo.
CAMPO DE GIBRALTAR: Algeciras, Barrios (Los), Castellar de la Frontera, Jimena de la Frontera, Línea de la Concepción (La), San Roque, Tarifa.
En seguida les entra la reacción y corren y se atropellan, hasta que concluyen por formar enfrente de la portilla, en dos hileras, entre las cuales pasa el ganado, que, no por haber pacido durante cuatro meses la yerba de la libertad salvaje, ha perdido su natural mansedumbre. -¡Tío Roque!
n una ocasión, hallándose en la romería de San Juan, o en la de San Pedro, o en la de San Roque, o en la de Santiago, o en la de los Mártires, pues la crónica no lo fija bien; hallándose, digo, en una de estas romerías más de nueve petimetres santanderinos, y no menos de diez damiselas de copete, y hallándose más que regularmente aburridos, lo cual es de necesidad en una romería mientras en ella no se hace otra cosa que ver, oír y brujulear, resolvieron los primeros proponer a las segundas, con las respetuosas salvedades de costumbre, un honesto entretenimiento que, ajustándose en lo posible al carácter del sitio y de la ocasión, fuese digno de las distinguidas personas que se aburrían.
Decretó que en adelante los bailes campestres, respetando, enhorabuena, como motivo de ellos, las romerías, tendrían lugar, por las de San Juan, San Pedro y San Roque, en las huertas de la Atalaya, y por las de Santiago y los Mártires, en las de Miranda.
Súpose que cuando hubo revoluciones en la República Argentina, él intervino y peleó por uno de los partidos en contienda. Parece que triunfó el partido a que se había unido Roque Lanceote.
El sentido de ella era el siguiente: El Cónsul de Buenos Aires, comunicaba, en virtud de nota del agente consular de Resistencia, que había fallecido en la Estancia de los Quebrachos de San Rafael, el súbdito español Roque Lanceote y Mesnera, soltero, de 72 años, poseedor de cuantiosa fortuna, que legaba íntegramente a su primo Dióscoro Cerdera, residente en Pareduelas Albas, lugarejo de la provincia de Soria, sin más obligación ni requerimiento que del que él, el dicho Dióscoro Cerdera o sus habientes, concurriesen legalmente autorizados ante la agencia consular de Resistencia, para ponerles en posesión de los bienes del que iba a fallecer.
Y aún hacía más el mayorazgo: junto a la pila de panojas formada con los coloños del diezmo, había otras varias más pequeñas, hechas a costa de las nueve partes que a él le quedaban libres; porque de cada coloño que subía al desván, dejaba tres panojas para las ánimas del purgatorio; dos para alumbrar a San Antonio, patrono del ganado; seis para San Roque, abogado de la peste; seis para San Pedro, patrono del lugar, y otras seis para los pobres del vecindario que careciesen de semilla en la época de siembra.
Dueño y señor de este carmen, si tú, que tal vez conoces mi cara, por los retratos que de ella por ahí se exponen, me encuentras alguna vez no importa cómo ni dónde, haz conmigo lo que hacer contigo me corresponde; preséntate a mí; verás que no soy ni Rey ni Roque, sino un viejo agradecido a quien honra quien le acoge.
PIEDRAS: 102 Km2., 2.117 habitantes y 480 viviendas. SAN ROQUE: 5 3 Km2.; 1.577 habitantes y 375 viviendas. PIÑAS: CIUDAD HOGAR.- En Piñas se vive sin sentir el tiempo, porque es la ciudad que atrae como un imán, nido recostado a la ribera de su Río que corre con emoción, a través de praderas esmaltadas de yerbabuena fragante.
ncho, huesoso, atlético, con los hombros robustos, las piernas fuertes y el cuerpo encorvado por la edad, era el tío Roque un campesino aragonés que llevaba con energía sus setenta y cinco años y la administración de sus fincas y propiedades...