Ejemplos ?
Sobre tu Capital, cada hora vuela ojerosa y pintada, en carretela; y en tu provincia, del reloj en vela que rondan los palomos colipavos, las campanadas caen como centavos.
-Pero ¿es que no te gusta a ti ese hombre? -Es el que más me gusta y el que mejor me parece de tos los que me rondan la calle. -Pos siendo asín, y siendo güeno como es, y teniendo como tiée pa que no pases fatigas, y estando tú como estás rompiéndote esas manitas de nácar pa sacar alante a tus pícaros churumbeles, ¿por qué, vamos a ver, por qué no te casas con Pepe el Talabartero?
Añade a la letra B el romper de una limeta, y sabrás cómo se nombra la que a mí me desatienda. Una dama que anda siempre por tejados y azoteas, doce galanes rondan, a una toma y a otra deja.
En la iglesia donde hay concurso y fiesta (que no es gente que reserva partes sagradas para dejar de tratar de la insolencia, que llaman bizarría), son gesteros afectados; no les mira mujer que no piensen sea enamorada de sus gracias y buen talle. Rondan enjertos en señores, a quien quitan pelillos y dicen: «No crió Dios tan bizarro y valiente príncipe ni de tan superiores gracias como vuesa excelencia».
Una rozadura del reig bastó para arrancarle dos patas a una langosta, y la pobrecita, apoyada en un salmonete que se prestaba a ser su procurador, emprendió la marcha hacia las Columbretas para pedir justicia y venganza a algún tiburón de los que rondan aquellas islas.
Mi fama como portador de un atlatl se debe a esta cualidad que con frecuencia me asusta, pues no quisiera que pasara lo que deduzco en los agüeros que veo, y sin embargo tengo la obligación moral de comunicarlo para prevenir e intentar evitar la realización, o por lo menos suavizar, los presagios que siempre nos rondan: sequías, diluvios, invasiones, enfermedades; aunque también abundancia, alegría, mayores uniones entre los pueblos.
En todas partes actualmente nos encontramos con el variopinto y confuso tumulto de los partidos y las aves de rapiña del momento rondan alrededor de la herencia decadente del pasado.
Nació pequeña, escasa de músculos y sobrada de ojos. Siempre fue liviana. La ausencia, el hambre y el cuñado rondan esa oveja. No tiene otro sostén que el amor a Primitivo.
Cual gira la Osa en su circular sendero, así rondan a los mortales la alegría y el dolor.» Perpetuas no son para los hombres, ni la noche tachonada, ni los sinos, ni las riquezas; se nos van en un momento, y a otro le toca el gozarlas y el perderlas a su vez.
- Maestro, Jeshua le respondió diciéndole: - No me rio sino del error de esas esencias (centellas o estrellas) porque esas seis esencias (centellas o estrellas) rondan con sus cinco combatientes (firmamentos) y todas ellas serán destruidas junto a sus criaturas.
Con todo, refiere que a la mujer, después del parto, la ponen tres dioses de centinela, para que de noche no entre el dios Silvano y la cause alguna molestia; que para significar estos guardas, tres hombres, por la noche, visitan y rondan los umbrales de la casa...
Los perros rondan arrebatándose el triperío de desecho, y los mercaderes con los velludos brazos desnudos y un delantal que les cubre el pecho, cogen a pedido de las compradoras el pescado por la cola, de una cuchillada le abren el vientre, con las uñas le hurgan hasta el espinazo destripándolo, y después de un golpe seco lo dividen en dos.