Ejemplos ?
En las hondas cuevas que a mis pies están, eco del abismo, grito sepulcral, queja que a las olas clama sin cesar: «¿cuándo vuestro embate, cuándo cesará?» Mientras las rompientes con furor tenaz roncas le responden: «¡Oh!
En el ultimo mande al segundo jefe comandante Raygada para que organizara la gente en tierra e hiciera regresar algunas embarcaciones que hubieran llegado a tierra, lo que no pudo verificar, pues las rompientes las destruyeron todas al llegar a la costa .
Esto ultimo lo conseguí en la primera caleta de la bahía de Cheurañete, por lo cual puse proa al norte haciendo fuego con el costado de estribor; pero la Covadonga volvió a dirigirse al sur metiéndose de caleta y tuve que continuar el combate siguiendo al buque enemigo que barajaba la costa metiéndose entre las rompientes y en un fondo insuficiente para la Independencia, maniobrando en distintas direcciones.
Sólo había un remedio de contrarrestar esa amenaza y era detener o retrasar la marcha del cetáceo hasta que el cambio de viento y el flujo de la marea próxima ejerciesen su acción conjunta, apartándolo de las procelosas rompientes.
En este momento, notando que se pegaba más a las rompientes de la punta, ordene poner la caña a babor para poder rebasarla y atacar así con ventaja por el otro lado, lo que no pudiendo realizarse con la rapidez necesaria, por haber sido en este momento herido tres timoneles por el fuego nutrido de ametralladoras y fusilaría que el enemigo nos hacia desde las cofas, mande dar atrás con toda la fuerza de la máquina, contando durante todo este tiempo los timoneles el mismo sondaje anterior; es decir, de nueve brazas de agua.
Deja atrás la Iapigia y con los izquierdos remos de las anfrisias rocas huye, por la derecha parte los rompientes celenios, y el Rometio recorre y Caulón y Naricia 705 y vence el estrecho y las angusturas del sículo Peloro y del Hipótada las casas, del rey, y de Temese las minas, y a Leucosia se dirige y los rosales del tibio Pesto.
En primer término, hay un terreno de hierba, abrasado por el sol, con taludes y montículos que semejan olas (una especie de rompientes) que hacen más desiguales aún multitud de raíces y de troncos de árboles prematuramente cortados por el hacha, de los que brotan verdes ramitas.
Entro. ¡-Hierbas y nichos y pendientes: ponto con arrecifes rompientes-! Alzo del polvo un lar: un caracol cuyo tortuoso hueco reproduce al oído, como un eco, ¡el murmullo del mar!
Mas, so no le era dable detener su marcha, podía al menos refrenar la rapidez de la misma, con la cual hacía frente al peligro más inmediato: el avance libre hacia las rompientes.
Miró en seguida atrás para calcular el camino recorrido, y a la vista de las rompientes, que la luz del día mostraba en toda su magnificencia, le produjo un vago temor y remordimiento: Comprendía, calmada ya la excitación del combate, que fue demasiada temeridad la suya al exponer su vida y la de la pequeñuela, desafiando en sus mismas fauces aquel abismo rugiente.
Llámanse arrecifes ó rompientes á las rocas que están próximas á las costas y contra las cuales se estrellan las olas haciendo un gran ruido.
El estampido del trueno mezclaba su redoble atronador al bramido de las rompientes; y el relámpago desgarrando las nubes amenazaba incendiar el cielo.