rogado

(redireccionado de rogada)

rogado, a

adj. Se aplica a la persona que gusta hacerse rogar insiste en pedírselo porque es muy rogado.

rogado, -da

 
adj. Díc. de la persona que gusta que le rueguen mucho antes de acceder a lo que le piden.
Ejemplos ?
En este aspecto resulta importante la distinción entre proceso civil y penal, incluyéndose en el civil los procesos laboral y contencioso administrativo, por cuanto en el primero de ellos rige el principio dispositivo o de justicia rogada y en el segundo el impulso procesal recae en el juez.
Para un mayor control, la exención es rogada, de manera que para que aplique, deberá ser declarada por la Administración Tributaria.
La cuantía del asunto no debe exceder de los 750.000 colones. De la tercera instancia rogada en asuntos de jurisdicción de trabajo, cuando el recurso tenga cabida de conformidad con la ley.
- Alicia Alonso recibe la Medalla "Picasso" rogada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
Animosas sois, por Dios, las mujeres de Madrid. Que pida la que se ve de mí rogada y querida, vaya; mi amor la convida, y pues pido, es bien que dé.
Mas la diosa no más allá sostiene el ser rogada a favor de quien con la muerte ha cumplido, y para apartar esas manos funestas de sus aras: “Iris”, dijo, “de mi voz fidelísima mensajera, 585 visita del Sueño velozmente su soporífera corte, y del extinguido Ceix ordénale envíe con su imagen unos sueños a Alcíone, que narren sus verdaderos casos.” Había dicho.
Tú que hace poco cautivaste también mis ojos, muéstrate temerosa de la falsedad; rogada niega tus favores, y deja que tendido en el umbral de tu puerta me hielen los rigurosos, fríos de una noche de invierno.
Yo, como tú, gocé también ventura, ::ya soy, como me ves, bien desdichada; ::querida fui, rogada y estimada ::del que tu gusto y mi dolor procura.
Mas fiera la facción, se enorgullece; razón, ruego, amistad y paz desdeña; triunfa al verse rogada, y en ilusión y en arrogancia crece; que rara vez clemencia generosa el monstruo del furor civil domeña, y aun más los viles pechos escandece.
Entonces el dios, burlándose, como si ahora al fin el engaño 650 sintiera, desde la popa combada el ponto explora, y al que llora semejante: “No estos litorales, marineros”, “a mí me prometisteis”, dice, “no esta tierra por mí rogada ha sido” ¿Por qué hecho he merecido este castigo?
Dan vuestras amantes penas a sus libertades alas, y después de hacerlas malas las queréis hallar muy buenas. ¿Cuál mayor culpa ha tenido en una pasión errada: la que cae de rogada, o el que ruega de caído?
Salud, niña; ya Catulo resiste, y no te requerirá ni rogará, involuntaria. Mas tú te dolerás cuando ninguna seas rogada. Impía, ay de ti, qué vida a ti te espera, quién ahora a ti se acercará, a quién parecerás bonita, a quién ahora amarás, de quién que eres se dirá, a quién besarás, a quién los labios morderás.