roedor

(redireccionado de roedores)

roedor, a

1. adj./ s. m. ZOOLOGÍA Perteneciente a un orden de mamíferos, en general pequeños y unguiculados, provistos de dos incisivos de gran tamaño en cada mandíbula y de crecimiento continuo, que utiliza para roer, como el ratón y la ardilla.
2. adj. Que roe los perros están dotados de dientes roedores.
3. coloquial Que roe o concome el ánimo.

roedor -ra

 
adj. Que roe.
m. pl. zool. Orden de mamíferos de cuerpo compacto y patas relativamente cortas; los incisivos, de crecimiento continuo y alimentación esencialmente vegetariana.

roedor, -ra

(roe'ðoɾ, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
zoología orden de los mamíferos caracterizados por ser de tamaño pequeño, tener dos incisivos grandes, el cuerpo peludo y ser vegetarianos Las ardillas son roedores que viven en los árboles.
Traducciones

roedor

rodent

roedor

rongeur

roedor

knaagdier

roedor

roedor

roedor

hlodavec

roedor

gnaver

roedor

jyrsijä

roedor

glodavac

roedor

齧歯動物

roedor

설치류 동물

roedor

gnager

roedor

gryzoń

roedor

gnagare

roedor

สัตว์เลี้ยงลูกด้วยนมที่ใช้ฟันแทะ

roedor

kemirgen

roedor

loài gặm nhấm

roedor

гризач

roedor

מכרסם

roedor

A. ADJ
1. (Zool) → gnawing
2. (= atormentador) [sensación, conciencia] → gnawing; [duda, sospecha] → nagging
B. SMrodent

roedor

m. rodent.

roedor

m rodent
Ejemplos ?
Por último, «Several Species of Small Furry Animals Gathered Together in a Cave and Grooving with a Pict» es una canción de cinco minutos que presenta únicamente la voz de Waters cantando a diferentes velocidades, dando como resultado un sonido semejante al de pájaros y roedores.
No obstante, y aunque algunos de estos marsupiales como ocurre con los del género Didelphis, sean portadores de Trypanosoma cruzi, protozoo causante de la enfermedad de Chagas, hay que tener en cuenta el gran beneficio que representan con respecto a la presencia de plagas, controlando las poblaciones de roedores y artrópodos, mucho más perjudiciales que las propias zarigüeyas.
En estudios a roedores, los animales testados recibieron dosis de LD50 de aldehído (la cantidad que normalmente mata a la mitad de todos los animales.) Estos que recibieron cisteína tuvieron una cifra del 80% de supervivencia, mientras que a los que se les añadió tiamina, sobrevivieron en su totalidad.
Así, Vampyrum spectrum, Trachops cirrhosus o los megadermátidos se alimentan de artrópodos, otros murciélagos, pequeños roedores, aves, lagartos y ranas.
Los elefantes nerviosos voltearon a ver de dónde procedía aquello y al mirar un ejército de ratas negras, tan negras como un hoyo sin fin, se asustaron y huyeron despavoridos. Miles de prietos y hoscos roedores llegaban y aunque me habían salvado la vida, sentía un espantoso asco al mirarlas.
Lo vió nacer, lo vió crecer magníficamente hasta cinco centímetros, pero nada más. En el tacuapí, bajo él y alimentándose acaso de sus brotos, viven infinidad de roedores.
Comprobada noticia histórica es la de que los primeros gatos fueron traídos por Montenegro, soldado español, quien vendió uno, en el Cuzco y en seiscientos pesos, a don Diego de Almagro el Viejo. Aburridos los frailes con la invasión de roedores, inventaron diversas trampas para cazarlos, lo que rarísima vez lograban.
En otras ocasiones se echaba a correr por el llano y asustaba a las liebres y conejos que por ahí descuidadamente comían alguna hierbecilla. Los saltos que daban los orejones roedores, lo llenaban de carcajadas y orgullo.
La fauna nativa es pobre en toda la cuenca del Rio Las Lajas, debido a que se trata de un área altamente protegida, la mayor diversidad se concentra en los pequeños remanentes de bosques naturales que se constituyen en refugios para la mayoría de micro mamíferos como conejos, roedores ,etc.
XVIII A VARO Varo, no siembres ningún árbol antes que la sagrada vid en el fértil suelo de Tíbur o las pendientes de Cátilo; pues Dios reserva males sin numero a los abstemios, y sólo con el vino se disipan los cuidados roedores.
Entre las más horribles hay una que vicia rápidamente todo el organismo; sus manifestaciones son úlceras duraderas, chancros roedores, múltiples abscesos, la caída de dientes y pelos e intolerables dolores que parecen moler los huesos.
Y es preciso proclamado y decirlo a gritos, a los cuatro vientos, para que lo sepa el mundo entero y sobre todo para que se enteren esos roedores bastante numerosos que han quedado aquí, en Bilbao, en sus madrigueras, y que ya empiezan a susurrar deslizándola al oído la frase convenida: «Bilbao se ha rendido» y un poco después esta otra: «Los gudaris fueron los que al entregarse salvaron Bilbao».