rocoso

(redireccionado de rocosos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con rocosos: pedregoso

rocoso, a

adj. Se aplica al terreno que tiene muchas rocas esta tierra no es buena para el cultivo porque es muy rocosa. roqueño

rocoso, -sa

(ro'koso, -sa)
abreviación
lugar, terreno que tiene muchas rocas o que está formado por rocas una superficie rocosa
Sinónimos

rocoso

, rocosa
adjetivo
Traducciones

rocoso

rocky

rocoso

Rocky

rocoso

Rocky

rocoso

Rocky

rocoso

罗基

rocoso

羅基

rocoso

סלעי

rocoso

바위

rocoso

Rocky

rocoso

ADJrocky
Ejemplos ?
Además, con el conocimiento perfecto de todos estos territorios, debemos aclarar que, en todas estas pampas fronterizas se anota la presencia de grandes cantidades de arena muerta, que según estudios geológicos no obedecen a ríos que han surcado en crecientes sino que el arenal es el resultado de dos causas, indudablemente: Primero el acarreo de materiales rocosos que constantemente trae los ríos desde las alturas, y que bajo la acción de las crecientes estos materiales, juntamente con grandes cantidades de arena, se regaron en toda esta llanura simulando cauces de ríos.
Las características físicas de la zona son variadas e incluyen diversidad de tipos de masas de agua oceánicas y costeras, surgencias y zonas de mezcla (incluyendo estuarios); sustratos, duros, blandos, rocosos y arenosos; ausencia de fuentes contaminantes, impacto humano muy bajo y la ocurrencia de bosque nativo templado y virtualmente prístino que alcanza hasta el borde del agua, todo lo cual otorga un alto valor y significado al área de conservación propuesta.
Para las dos víctimas, «los bosques del valle murmuran, las flores exhalan tristes perfumes, el ruiseñor llora cerniéndose sobre los picachos rocosos y la golondrina revolotea sobre los sinuosos valles»; «los sátiros y los faunos, velados de negro, gimen»; las ninfas de las fuentes se deshacen en llanto que forma arroyos que van a perderse a los bosques; las cabras y las ovejas abandonan sus pastos; las Oréades, que se complacen en escalar las inaccesibles cimas de las rocas más altas, descienden corriendo de los pinares, cuyos árboles gimen acariciados por el viento, mientras las dríades se inclinan entre las ramas de los árboles enmarañados y los ríos lloran a la blanca Procris, «con todos los sollozos de sus olas...» .
Se han hecho algunas excavaciones muy superficiales y en éstas se observan capas superpuestas de materiales rocosos y piedras labradas.
Con este mismo acarreo de materiales rocosos que sigue haciendo el Jubones, Wolf ha pronosticado la probabilidad de que, al transcurrir los tiempos, las Islas de Jambelí llegarán a integrarse al Continente, después de empujar las aguas marinas con la sedimentación que trae desde las alturas.
El desigual perfil de los picos rocosos se insinuó de pronto en la noche: el angosto desfiladero que entre ellos se abría no era otro que el Barranco de las Águilas, donde permanecían a la espera los caballos.
Con una continua acción sedimentaria el río de nuestro estudio, se ha desbordado a través de la llanura de los dos Cantones, arrasando valiosas haciendas ribereñas y poniendo en peligro a las poblaciones próximas, debido a que su cauce ha sido inestable por el embancamiento sucesivo que ha experimentado, con el empuje de toneladas de arena y otros materiales rocosos, arrastrados desde las alturas y rocas deleznables con el Pachamama.
La prueba evidente de la batalla que ha librado el Jubones con los elementos de su misma naturaleza, se observa en las pampas que se extienden entre Machala y Pasaje, Guabo y Buenavista, en donde se encuentran huellas antiguas de cauces secos, gran cantidad de arena muerta, cascajo y materiales rocosos arrastrados por crecientes furiosas e incontenibles.
Parece que esta excavación tiene alguna profundidad que sigue en forma oblicua o de espiral, pero que ha sido ya obstruida por el tiempo y rellenada por materiales rocosos que han venido desmoronándose constantemente desde la parte alta de este cerro.
Los historiadores han afirmado que estos dos oteros fueron prefabricados por los Cañaris con materiales traídos desde las alturas de la llanura, o sea desde los lugares rocosos y pétreos del cauce del Jubones en donde ahora se tiende el puente de Uzhcurrumi y desde los sitios que bajan hacia la llanura bananera actualmente.
El hielo de las capas inferiores se desplaza fuera del circo y se derrama valle abajo. Los fragmentos rocosos que contienen hielo ensanchan el valle.
Los depósitos de morrenas, kames, eskeres y drumlins asociados a la dinámica glaciaria cubrieron gran parte de los macizos rocosos de los Andes Fueguinos.