Ejemplos ?
En tiempos del Inti Raimy se menciona en las crónicas que tanto la cosecha como las semillas nuevas eran rociadas con sangre de llama como acto ritual de agradecimiento a la Pachamama.
Otros cultivos tienen insertado el gen Bt que les confiere a las hojas de estos cultivos la resistencia a plagas, sin la necesidad de tener que ser rociadas con algún plaguicida.
Estas campanas de extracción tienen un sistema de lavado interno que limpia el interior de la unidad, para evitar una acumulación de productos químicos peligrosos. Este tipo de campana absorbe los gases en una cámara llena de formas plásticas, que son rociadas con agua.
La policía investiga los asesinatos creyendo que se trata de casos aislados, excepto la inspectora Mila (Rosa María Sardá) una mujer excéntrica y cargada de fobias, que se percata que están conectados porque las víctimas son rociadas siempre con el mismo caro perfume.
Además, las coronas de flores hawaianas de los pasajeros, entregadas por el personal del aeropuerto, han sido rociadas con unas feromonas capaces de volver extremadamente agresivos a los animales.
En Albarracín existen las tortas finas, así como los cascabelicos. Son famosas las almojábanas de Jiloca (rellenas de crema de huevo y rociadas de anís.
La habilidad se desarrolló hasta el punto en que las llamas envolvieron la totalidad de su cabeza mientras que le permitía disparar rayos de energía enfocados, aunque estas llamas aparentemente podrían ser rociadas con agua.
Un día, un italiano apellidado Carbonelli, tan pobre como ellos, los llevó a la playa. Allí recogieron conchas y se comieron las almejas rociadas con zumo de limón y sazonadas con pimienta y sal.
En julio de 2012, dos mujeres fueron agredidas en Alemania, rociadas con gas lacrimógeno, mostrándoles también "el saludo a Hitler", aparentemente por usar un colgante con la estrella de David.
El cuenco de la bomba de combustible era el espacio de agitación para el circuito de circulación, en donde alrededor de 50 gpm de combustible eran rociadas en el espacio del gas para permitir que el xenón y el kriptón escapasen de la sal.
Una de las más habituales era tostar habas, a veces rociadas con cenizas calientes, en ciertas ocasiones las cáscaras de los verdaderos granos de cacao se rellenaban con cera negra o tierra húmeda para simular su contenido.
Y las tardes, en idas y venidas, gozabais, con las manos ahuecadas, bañar la tierra a gotas repetidas. Trémulas, en el tallo rociadas sumíanse al terrón que las bebía en lentas y sonoras bocanadas.