rivalidad


También se encuentra en: Sinónimos.

rivalidad

1. s. f. Relación entre los que compiten por conseguir lo mismo la prensa se encargó de potenciar la rivalidad entre los dos atletas. competencia
2. Enemistad entre dos o más personas entre ellos existe una antigua rivalidad a causa de un empleo. animadversión, hostilidad

rivalidad

 
f. Oposición entre dos o más personas que aspiran a obtener una misma cosa.
Competencia (disputa).
Enemistad.

rivalidad

(riβali'ðað)
sustantivo femenino
oposición y enfrentamiento entre dos o más personas o grupos que persiguen un mismo objetivo La rivalidad de los equipos de fútbol era histórica.
Sinónimos

rivalidad

sustantivo femenino
Traducciones

rivalidad

rivalita

rivalidad

rivalisering

rivalidad

Rivalität

rivalidad

keskinäinen kilpailu

rivalidad

rivalité

rivalidad

suparništvo

rivalidad

競争

rivalidad

경쟁

rivalidad

rivaliteit

rivalidad

rivalisering

rivalidad

rywalizacja

rivalidad

rivalidade

rivalidad

rivalitet

rivalidad

การแข่งขัน

rivalidad

rekabet

rivalidad

sự ganh đua

rivalidad

竞争

rivalidad

съперничество

rivalidad

競爭

rivalidad

יריבות

rivalidad

SFrivalry, competition

rivalidad

f rivalry; — entre hermanos or fraterna sibling rivalry
Ejemplos ?
Y sonriendo, añadió: -Esa voz que a mí me encanta muchas veces... en arte, en puro arte, en arte de exposición, de rivalidad, la perjudica.
Torna a haber rivalidad en el mundo, y ya sabe usted que, en mi entender, todas las obras delicadas que el hombre ha realizado se deben a la emulación.
Así nacía la rivalidad entre la memoria y la inteligencia; entre el espejo ahumeante y la serpiente emplumada; entre TEZCATLIPOCA y QUETZALCOATL.
Pero los facciosos, que, confundiendo el odio personal con las relaciones del interés público, se propusieron reproducir en estas provincias el incendio de los partidos que habían arruinado las suyas, presentaron ciertamente el cuadro de una rivalidad de que no podía prometerse sino otra segunda ruina.
Pero si todos eran desérticos y bastante precarios. ¿A qué se debía la rivalidad? Fue entonces cuando cayó en sus manos un folleto que había comprado en una tienda de libros usados.
Pero, a los pocos días, la conducta de aquellos señores fue la comidilla de los desocupados bañistas, que vieron una graciosísima comedia en la antipatía y rivalidad de los viejos.
Formaban en cierta noche su tertulia un romántico, que se jactaba de ser por entonces el enamorado á quien ella tenía en candelero de plata; imo de esos que se llaman decadentes, la cual decadencia no es chicha ni limonada, y que esperaba tumo para reemplazar al anterior en el corazón voluble de la joven; .y un clásico, que hacía ya meses estaba borrado en el escalafón de los pretendientes, y que concurría á la casa sólo por divertirse con la rivalidad amatoria de sus otros dos cofrades en Apolo.
Estos “extranjeros” se movían en Montevideo como en tierra conquistada y lamentablemente las autoridades civiles y militares tenían que sufrirlos sin reaccionar vigorosamente ante sus diarios desmanes, sus luchas de rivalidad, sus ataques a la población, pacífica, sus desobediencias, sus latrocinios, porque aparte de ser los más, eran excelentes soldados: audaces, incansables y valientes.
En ocasiones, sintiéndome envidioso de los que me ayudaban a endulzar la agonía de aquella hermosa criatura, protestaba de su preferencia por los canarios, y Dolores, volviéndose hacia mí y riendo con la risa amarga y silenciosa propia a los desgraciados, me decía: -Si supieses lo que valen no les harías objeto de tu rivalidad.
"El oficio del continente americano no es perturbar el mundo con factores nuevos de rivalidad y de discordia, ni restablecer con otros métodos y nombres el sistema imperial, por donde se corrompen y mueren las repúblicas; sino tratar en paz y honradez con los pueblos que en la hora dudosa de la emancipación nos enviaron sus soldados, y en la época revuelta de la constitución nos mantienen abiertas sus cajas".
Casó la condesa con un mozo joven y rico, noble y elegante, y la marquesa lo hizo al propio tiempo con otro que no le iba en zaga; dueñas de sus casas, hermosas y avarientas de goces, trocóse en odio la rivalidad que antes las dividiera; y la una por tener mejores trajes que la otra, la otra por dar más fastuosos bailes que la una, las dos, en fin, por ser reinas de la moda en la corte y fuera de la corte, gastaban sus rentas y empeñaban sus capitales con gran contentamiento de sus cónyuges que, rivales también, procedían sobre poco más o menos, lo mismo.
La subdivisión de la provincia de Caracas, proyectada discutida y sancionada por el Congreso federal, despertó y fomentó una enconada rivalidad en las ciudades y lugares subalternos, contra la capital: "La cual -decían los congresantes ambiciosos de dominar en sus distritos- era la tiranía de las ciudades y la sanguijuela del Estado".