risueño


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con risueño: trio

risueño, a

1. adj. Que tiene una cara sonriente la novia estaba risueña el día de su boda. carialegre
2. Que se ríe con facilidad es un bebé tan risueño que encandila a la gente. reidor
3. Que causa placer por tener un aspecto agradable el paisaje era tan risueño que se detuvieron a contemplarlo. alegre, placentero
4. Que es próspero o favorable parece que le espera un porvenir risueño. prometedor

risueño, -ña

 
adj. Que muestra risa en el semblante.
Que se ríe con facilidad.
fig.De aspecto deleitable o capaz de infundir gozo o alegría.
Próspero, favorable.

risueño, -ña

(ri'sweɲo, -ɲa)
abreviación
1. que muestra risa una cara risueña
2. persona que ríe con facilidad un niño risueño
3. que es favorable y conlleva éxito o felicidad La suerte se le presentaba risueña.
Traducciones

risueño

souriant(e)

risueño

微笑的

risueño

ADJ
1. [cara] → smiling
muy risueñowith a big smile
2. [temperamento] → cheerful
3. (liter) [paisaje] → bright, pleasant
4. (liter) (= favorable) → favourable, favorable (EEUU)
Ejemplos ?
Decidida- mente, Marietta, hay en, usted muy varoniles bríos, y quien no la conozca, ni por retrato, la supondrá físicamente mujer robusta, vieja, hombruna y hasta con pelos en la barba, y no la joven de palidez romántica, de aire risueño siempre, y que en la vida social tiene todas las graciosas y espirituales delicadezas de ñifla mimada.
Tenía un rostro verdaderamente varonil, nada de afeminado ni risueño; nada de esas palabras melozas, y empalagozas, que tanto contrastan con el serio uniforme del soldado.
Caminando con el alba, con su semblante risueño me acompañó hasta la vista de la venta de Viveros, en cuya bajada alcanzo coches y carros, y entre ellos uno que, volcado, imita faetontes atrevimientos.
Ya deseo que se acabe este mes por salir della.” Pues, estando en esta afligida y hambrienta persecución un día, no se por cuál dicha o ventura, en el pobre poder de mi amo entro un real, con el cual el vino a casa tan ufano como si tuviera el tesoro de Venecia; y con gesto muy alegre y risueño me lo dio, diciendo: “Toma, Lázaro, que Dios ya va abriendo su mano.
De la profanación habitual, en la insistencia acometida; por mucho que echara llaves, mi abuela no conseguía. De mi Padre quien risueño y con mucha picardía; sacaba hasta el manjar, que con esmero escondía.
Su rústica piedad, pero sincera, halle a tus ojos gracia; no el risueño porvenir que las penas le aligera, cual de dorado sueño visión falaz, desvanecido llore; intempestiva lluvia no maltrate el delicado embrión; el diente impío de insecto roedor no lo devore; sañudo vendaval no lo arrebate, ni agote al árbol el materno jugo la calorosa sed de largo estío.
También debe constar que, a pesar de lo que dijo al presentarse en escena, hay en su fisonomía algo de risueño y placentero que denota una satisfacción interior: su viaje debe haber tenido un éxito feliz...
1 Del collado heliconio oh cultivador, de Urania el vástago, que arrebatas a la tierna virgen hasta su hombre, oh Himeneo Himen, oh Himen Himeneo, 5 ciñe tus sienes de flores de la suave oliente mejorana, el flámeo coge alegre: aquí, aquí ven, en tu níveo pie llevando lúteo el zueco, 10 y, despertando en este risueño día, las nupciales canciones entonando con voz tintinante, golpea la tierra con los pies, con la mano agita la pínea tea, 15 puesto que Junia con Manlio, cual la que el Idalio honrando vino al frigio juez, Venus, buena ella, con buena ave, se casa la virgen, 20 radiante como con sus floridos ramilletes el mirto asiano, los que las Hamadríades diosas por juego para sí nutren con rorante humor.
Y la cadmea Sémele, igualmente en trato amoroso con él, dio a luz a un ilustre hijo, el muy risueño Dioniso, un inmortal siendo ella mortal.
Y libre, o en cadena, y aun alzada sobre su cuello la funesta espada, en noble impavidez antes la frente a la ceñuda adversidad humilla que a un risueño tirano la rodilla.
Con una previsión polilateral que le hace adivinar todos los matices de la trepidación lejana; con una antenación segura y registradora que le hace percibir la pulsación íntima de los rodajes y del hormigón, Alfredo Ferreiro anda por el mundo, optimista y risueño, seguro de conocer todas las piezas y todos los resortes de la creación.
En su labio risueño Yo contemplé mi amor con ufanía; Ella me amaba un día, Yo la llamé mi dueño… Reclinado en su seno Sentía yo su mano dulcemente Resbalar por mi frente, De orgullo el pecho lleno.