risco

(redireccionado de riscos)
También se encuentra en: Sinónimos.

risco

1. s. m. GEOGRAFÍA Peñasco alto y muy escarpado se subió a un risco para ver una panorámica de la comarca.
2. Abertura alargada y de anchura uniforme en una cosa. hendidura
3. COCINA Fruta de sartén, hecha con trozos de masa frita rebozados en miel, que se pegan y tiene forma de peñasco.
4. Riesgo o peligro de un daño. amenaza

risco

 
m. Peñasco alto y escarpado.
Fruta de sartén, hecha con pedacitos de masa, rebozados en miel.
Sinónimos

risco

sustantivo masculino
Traducciones

risco

Cliff

risco

צוק

risco

Cliff

risco

SM
1. (= peñasco) → cliff, crag
2. riscos (= terreno áspero) → rough parts
Ejemplos ?
La naturaleza estaba vacía y solemnemente muda; ni un soplo de aire agitaba las hojas; el mismo regato, tan cantador y vivo, los pardillos y gorriones inquietos, dijérase que callaban y se adormían inmóviles. Allá, a lo lejos, un jirón de niebla, deshilachado suavemente por el sol, flotaba, engarzándose en los riscos de Penamoura.
En sus desgraciadas empresas contra Carbajal, que había ju- rado darle garrote cuando lo hubiese á mano, tuvo Alarias ve- ces que caminar por muchos días, solo y á pie, entre riscos y precipicios; y una ocasión vivió más de seis meses escondido en una cueva, y debiendo el sustento á la caridad de una in- dia y de Cornejo el Bueno.
Casi toda España estaba sujeta a la ley de Mahoma, salvo dos o tres estadillos nacientes, donde, entre breñas y riscos, se guarecían los cristianos.
Los picachos montañosos que la dominan imponen al ánimo, y por sus quebradas abruptas trepa una vegetación semiafricana sin lozanía, a pesar de los vivos riachuelos que desatan sus aguas cristalinas entre escuetos riscos.
Allá, en las cumbres de las sierras hoscas, allá, en las cimas de las sierras bravas; en la mansión de las quietudes grandes, en la región de las silbantes águilas, donde se borra del vivir la idea, donde se posa la absoluta calma, su nido asientan los silencios grandes, el tiempo pliega sus gigantes alas y el espíritu atento siente flotar en derredor la nada...; allá, en las crestas de los riscos negros, cerca del vientre de las nubes pardas, donde la mano que los rayos forja las detonantes tempestades fragua, allí vivía el montaraz cabrero su tenebrosa vida solitaria, melancólico Adán de un paraíso sin Eva y sin manzanas...
Cuan espesos caen los copos de nieve cuando en el invierno Zeus decide nevar, mostrando sus armas a los hombres, y adormeciendo a los vientos, nieva incesantemente hasta que cubre las cimas y los riscos de los montes más altos, las praderas cubiertas de loto y los fértiles campos cultivados por el hombre, y la nieve se extiende por los puertos y playas del espumoso mar, y únicamente la detienen las olas, pues todo lo restante queda cubierto cuando arrecia la nevada de Zeus: así, tan espesas, volaban las piedras por ambos lados, las unas hacia los teucros y las otras de éstos a los aqueos y el estrépito se elevaba sobre todo el muro.
Que de su sangre, así unida, brotó la azucena roja, siempre solitaria, y raras veces vista entre los riscos más arduos del Champaquí.
El 27 de Febrero de 1.829, en los riscos del Pórtete de Tarqui, fueron vencidas las huestes del Perú por los colombianos, en donde recibieron el castigo de su felonía y traición.
El Tartareo monstruo se resuelve a valerse otra vez del atrevido bretón; su cuerpo sanguinoso arrastra por entre breñas y escarpados riscos, y llega a Albión; allí distintas formas toma a la vez, apura el artificio de su pecho infernal, y así enfurecen al ánglico guerrero sus bramidos.
Con diferentes pensamientos de los del cadí navegaban Ricardo y Mahamut; y así, sin querer tocar en tierra en ninguna parte, pasaron a la vista de Alejandría de golfo lanzado, y, sin amainar velas, y sin tener necesidad de aprovecharse de los remos, llegaron a la fuerte isla del Corfú, donde hicieron agua, y luego, sin detenerse, pasaron por los infamados riscos Acroceraunos; y desde lejos, al segundo día, descubrieron a Paquino, promontorio de la fertilísima Tinacria, a vista de la cual y de la insigne isla de Malta volaron, que no con menos ligereza navegaba el dichoso leño.
En la parte que mira al norte no vive gente, lo uno por ser muy incómoda y mal sana; lo otro porque por allí es tan escabrosa que sin grandes dificultades no se puede llegar a la orilla de la mar, si no es entre riscos casi inaccesibles; por esta razón la poblaron de la parte meridional, donde tiene sólo un puerto razonablemente bueno, teniendo dos entradas por donde pueden pasar navíos de 70 piezas, siendo el fondo sin riesgo, y capaz de contener grande número.
En su acalorada mente tanto agravio recorriendo, y ansioso ya de encontrarse en la corte de otro reino, aguija la tarda mula, no le permite resuello, ya de Pinos de la Puente llega al miserable pueblo, y, sin detenerse, pasa el despeñado riachuelo, que entre riscos y entre juncias va de Genil al encuentro.