riojano

(redireccionado de riojanos)

riojano, a

1. adj. De La Rioja, comunidad autónoma española.
2. s. Persona natural de esta comunidad autónoma.
3. adj. De La Rioja, provincia y ciudad argentinas.
4. s. Persona natural de dicha provincia y ciudad argentinas.

riojano, -na

 
adj.-s. De La Rioja (comarca, Comunidad Autónoma y prov. española, y ciudad de Argentina).
Traducciones

riojano

拉里奥哈

riojano

拉里奧哈

riojano

/a
A. ADJRiojan, of/from La Rioja
B. SM/FRiojan, native/inhabitant of La Rioja
los riojanosthe Riojans, the people of La Rioja
C. SM
1. (= vino) → Rioja
2. (Ling) → Riojan dialect
Ejemplos ?
A parte de la invasión musical extranjera, apareció géneros musicales peruanos como el vals criollo, la marinera, el yaraví, el huayno, las tonadas de los caucheros riojanos.
Estefanía (viuda de su primer matrimonio y, según algunos estudiosos, con una hija, Constanza, que estuvo presente en su segundo matrimonio) era la hija más joven de Bernardo I Roger de Carcasona, conde de Conserans, señor del País de Foix y conde consorte de Bigorra y de Garsenda, condesa de Bigorra. En su boda, García Sánchez entregó a Estefanía en arras, entre otros bienes, a ambabus Cambaribus, los dos Cameros riojanos.
Pelotari profesional, Campeón del Mundo en 1974 e hijo de emigrantes riojanos que se trasladaron a Argentina tras la Guerra Civil, se traslada a España tras la muerte de Franco para jugar contratado por la empresa 'Pelotari'.
& Gil Imaz, Andrés & Muñoz Jiménez, Arsenio: “La Rioja: Geología y paisaje”. Zubia. ISSN 1131-5423. Nº 13. Instituto de Estudios Riojanos, 2.001. Págs. 33-34. Dialnet.
El Tajo: 1.200 m. Tradicionalmente la sierra de Cantabria ha sido un lugar de escaladas de montañeros riojanos, navarros y alaveses.
La reconquista de Villalba de los Llanos fue realizada por el rey Alfonso VI de León en la Edad Media, siendo posiblemente repoblado con riojanos, denominándose entonces Garcivelasco, denominación que se cambió en el siglo XV por el de Villalba.
Tras eliminar en un duelo a Miguel Dávila en la batalla de El Puesto, Facundo Quiroga accedió provisionalmente al gobierno provincial. Si bien renunció a éste unos meses después, desde entonces se mantuvo como el caudillo indiscutido de los riojanos.
Establecido el gobierno federal, aumentó su fortuna mediante la concesión obtenida del gobierno local, en conjunto con los grupos riojanos y porteños, para explotar las minas de cobre y plata de la región, y de esta manera poder acuñar moneda propia en 1821 hasta 1823, de estilo macuquina y de diferentes denominaciones —1/2R; 1R; 2R y de 4R— en 1824 empezó a copiar el formato de las del año XIII, y debido a su gran éxito y aceptación riojana, trascendió las fronteras provinciales, extendiéndose a todas las Provincias del Río de la Plata (1824 - 1837), también de diferentes denominaciones —reales y soles de plata: 1R; 2S; 4S; 8R, y escudos de oro: 2E; 8E—.
Ibarra no se apuró a regresar, y dejó gobernar a un hacendado llamado Santiago del Palacio, mientras el diezmado ejército unitario (que había retrocedido de Córdoba a Tucumán al mando del ya coronel mayor Lamadrid) era derrotado cuatro veces por Quiroga (el cual, tras el desastre de Oncativo y el forzado exilio en Buenos Aires, había regresado, con un puñado de presos porteños, a la acción, asolando el sur de Córdoba, reconquistando Cuyo y La Rioja y, posteriormente, avanzando al norte argentino con un nuevo ejército de riojanos, cuyanos y catarmaqueños).
Hijo de hidalgos riojanos venidos a menos, sus padres eran Francisco de Somodevilla y Francisca Bengoechea, de familia linajuda pero con problemas económicos.
Hasta que llegó la temporada 2007–2008 y el equipo linense, tras una temporada de menos a más, logró clasificarse de nuevo para las eliminatorias de ascenso, primero el Anguiano, al que se eliminó gracias al valor de los goles fuera tras un 1-0 en casa y un 2-1 favorable a los riojanos en Anguiano, y luego el Mirandés, al que se doblegó de nuevo gracias a la normativa de los goles fuera, 1-1 en casa y 3-3 en Burgos, fueron los escollos que superó el club albinegro para lograr un nuevo ascenso, el último por ahora, a la Segunda B.
(eds.), Misión en París. Correspondencia del duque de Huéscar y el marqués de la Ensenada (1746-1749), Logroño, Instituto de Estudio Riojanos, 2010.