ridículo

(redireccionado de ridículas)
También se encuentra en: Sinónimos.

ridículo, a

(Del lat. ridiculus .)
1. adj. Que causa risa por ser raro, extravagante o cómico lleva unos vestidos ridículos; fue un comentario tan ridículo que no pudimos evitar una carcajada. grotesco
2. Que resulta demasiado pequeño o de escaso valor creo que es un regalo ridículo para una boda; lo compré porque tenía un precio ridículo; tiene un tamaño ridículo. irrisorio, insignificante
3. Que se comporta con una delicadeza excesiva y afectada acéptalo, ¡no seas ridículo! remilgado natural
4. s. m. Situación extraña que provoca risa o menosprecio y deja una sensación de vergüenza a quien la experimenta no le gusta hablar en público por miedo al ridículo; hice un ridículo espantoso al caerme por la escalera mientras todos me miraban.
5. INDUMENTARIA Y MODA Bolso pequeño de mujer.
6. en ridículo loc. adv. En una situación que causa burla o menosprecio de los demás me puso en ridículo delante de su familia; es ella quien queda en ridículo con su comportamiento.

ridículo, -la

 
adj. Que por grotesco, raro, extravagante, etc., mueve a risa.
Escaso, de poca estimación.
Extraño y de poco aprecio.
Nimiamente delicado o reparón.
m. Situación ridícula en que cae una persona.
En ridículo. loc. adv. Expuesto a la burla o al menosprecio de la gente.

ridículo, -la

(ri'ðikulo, -la)
abreviación
1. grave que provoca risa o burla porque resulta extravagante o grotesco Usaba un sombrero ridículo.
2. que es escaso o pequeño La compra significaba para él un gasto ridículo.
3. serio que no es acorde al pensamiento racional Su postura es ridícula y porfía en defenderla.

ridículo


sustantivo masculino
situación o hecho que mueve a burla a las personas porque causa mala impresión Parece que le gusta hacer el ridículo.
en una situación que causa risa o burlas Lo puso en ridículo frente a sus amigos.
Traducciones

ridículo

belaglik

ridículo

سخيف, تافِه

ridículo

lächerlich

ridículo

ridicule

ridículo

nevetséges

ridículo

馬鹿らしい, ばかげた

ridículo

웃으운, 웃기는

ridículo

belachelijk

ridículo

ridículo

ridículo

löjlig

ridículo

可笑, 荒谬的

ridículo

směšný

ridículo

latterlig

ridículo

naurettava

ridículo

smiješan

ridículo

latterlig

ridículo

śmieszny

ridículo

น่าหัวเราะ

ridículo

gülünç

ridículo

lố bịch

ridículo

מגוחך

ridículo

A. ADJridiculous
¿a que suena ridículo?doesn't it sound ridiculous?
B. SM hiciste el ridículoyou made a fool of yourself
puso a Ana en ridículo delante de todoshe made a fool of Ana in front of everyone, he showed Ana up in front of everyone
no te pongas en ridículodon't make a fool of yourself, don't show yourself up
no tiene sentido del ridículohe isn't afraid of making a fool of himself
exponerse al ridículo (frm) → to lay o.s. open to ridicule
Ejemplos ?
Programa tras programa, la seducción de la realidad como espectáculo da a niños, a jóvenes y a adultos, un abundante caudal de anuncios invasores de la intimidad hogareña, donde pericos y cotorras amaestradores dilapidan informaciones ridículas para venderse al mejor postor y sentirse los grandes “conductores”.
Luego, todo se reduce a interpretaciones ridículas y pobres que son las producidas por el afán de recargar a los muchachos con lo que frecuentemente ni los mismos profesores dominan, además se concluye por hacer de las mentes juveniles, ficheros bibliográficos, con datos equívocos, en ocasiones, por si fuera poco.
Los hombres amigos de los extremos hicieron una masa común con las grandiosas y colosales producciones de los Lopes y Calderones, y las rastreras obras de los Valladares y Comellas; todas fueron malas, porque en todas bajaban y subían los telones, porque en todas había conceptos; todo, pues, quedó enterrado en el silencio del olvido, del cual si lo sacó algún frío preceptista, fue para ridiculizarlo amargamente; si alguna obra que otra logró escaparse de la general y reglamentaria proscripción, fue merced a osadas mutilaciones con que manos inexpertas tuvieron la audacia de desfigurar los partos de los grandes poetas: a estas ridículas enmiendas que aun duran y se estilan entre nosotros con el nombre de refundiciones...
Aristófanes respondió: Se me ha quitado, efectivamente y no ha podido ser más que por el estornudar, y me admiro de que para restablecer el orden de la economía del cuerpo sea necesario un movimiento como ése, acompañado de ruidos y agitaciones ridículas.
¡Acaso en el mundo luego Doble su memoria queda, Y unos por traidor le infaman, Y otros por leal le aprecian...! Pero tales son del mundo Las ridículas quimeras, Y acaso lo que hoy es culpa Mañana mérito sea.
Hazte la cuenta de que no he dicho nada y no me vigiles, porque no temo haceros reír con mi discurso, que es el objeto de mi musa y que para ella significaría un gran triunfo, pero sí decir cosas ridículas.
Cuando el Procónsul que las mandaba refirió al Senado que el rey sabía de magia y no era posible vencerle, se rieron del que venía dominado por supersticiones orientales y daba crédito a consejas ridículas.
o un suspiro cavernoso, que parecía queja del otro mundo. Escenas ridículas acontecían en los duelos. Un travieso, por ejemplo, largaba media docena de ratoncillos en la cuadra, y entonces se armaba una de gritos, carreras, chillidos y pataletas.
Sigue después una serie de preguntas por demás interesantes, si se trata de estudiar los problemas que han de imponerse a la sociedad emancipada, pero que son inútiles, absurdas o ridículas si se pretende obtener de nosotros una solución definitiva.
Cuando esto decimos, quizá parecerá al que fuere demasiado ignorante en esta materia que sólo las impurezas que se celebran de semejantes dioses son indignas de la, Majestad Divina; ridículas y abominables las que cantan los poetas y se representan en los juegos escénicos; pero los sacramentos que celebran, no los histriones, sino los sacerdotes, son limpios, puros y ajenos de toda esta impiedad e indecencia.
Tales absurdos idearon los antiguos gentiles, respecto de sus dioses, los cuales si los poetas lo fingieran y nosotros los reprendiéramos, respondieran que eran ridículas patrañas de los poetas, y no cualidades que se debían atribuir a los verdaderos dioses.
No perdamos la oportunidad, hoy que pudimos superar esas contradicciones falsas y esas antinomias ridículas que nos quisieron imponer: si país exportador, si país agroexportador, sabemos cómo es la historia, aún los que la nieguen, aún los que no la reconozcan en público, sabemos cuál es el camino.