Ejemplos ?
Según la leyenda, en el 832 el rey Angus II de los Pictos dirigió a los escotos en su batalla contra los anglos, comandados por Aethelstan de East Anglia, cerca del actual municipio de Athelstaneford, en East Lothian. El rey Angus y sus hombres se vieron rodeados, y rezaron por sus vidas.
Gritaron, pelearon, rezaron y blasfemaron, y muchos cayeron exhaustos al suelo, donde el sofoco puso fin a sus tormentos.: Alrededor de las once de la noche, los prisioneros comenzaron a caer cada vez más rápidamente.
Los jesuitas de Shanghái rezaron ante la estatua de la Virgen y se comprometieron a construir una iglesia mayor en su honor, a cambio de su protección y de la salvación de la Diócesis de Shanghái de una persecución contra los cristianos.
La Convención se reunió en Quito el 15 de enero de 1843. Treinta de los 36 convencionales rezaron en la catedral. La Asamblea sesionó en el Colegio San Buenaventura.
A las diez de la noche, pidió que le dejaran descansar, avisando que llamaría cuando lleguase el momento. A las 11 y media llamó y, junto con varios religiosos, rezaron el salmo De profundis, el Miserere y el In te, Domine, esperavi.
Los exploradores habían contado al menos 30.000 guerreros incas, por lo que iniciar una conquista militar sería imposible. La noche del 16 de noviembre de 1532 los españoles rezaron pensando que sería la última vez.
Le rezaron a la Virgen del Rosario y a San Pascual Bailón para que las iluminara, se pusieron a cocinar y el resultado fue el que ya conocemos, los tradicionales Chiles en Nogada.
En verdad, Yo soy lo que ellos quieren. Cuando me tengan, no irán detrás de ningún otro.” Por la mañana de, Husayn con sus compañeros rezaron el Rezo de Mañana.
Fueron aceptados en las iglesias, Romana católica, Episcopal y Presbiteriana, pero rechazados en otras, donde se arrodillaron y rezaron hasta que fueron arrestados.
Nada más se pudo hacer por el herido: a las 7:22 de la mañana del 15 de abril, Lincoln falleció a la edad de 56 años, 2 meses y 3 días. Todos se arrodillaron en torno a la cama y rezaron.
Cuando el zar del mar bailó comenzaron a producirse tormentas, y muchos barcos de Nóvgorod se hundieron. Los marineros rezaron a San Nicolás para que los salvase.
Yo quería dedicar estos pocos y breves minutos para agradecer a todos y a todas, a todos los hombres y mujeres que se movilizaron, que quisieron verlo, que quisieron despedirlo, que rezaron por él, que lloraron por él, que no pudieron llegar tal vez acá porque vivían lejos pero se reunieron en otros lugares, que me entregaron rosarios; los rosarios de él los tengo todos, colgados en mi casa, de Río Gallegos; agradecerles las flores y las cartas; las camisetas de Racing, que él adoraba, hasta también las otras camisetas que me regalaron que eran de otros clubes, pero igual a él el fútbol les gustaba mucho y las banderas también que me entregaron.