Ejemplos ?
La figura más prominente de cada grupo era el carnicero con el cuchillo en mano, brazo y pecho desnudos, cabello largo y revuelto, camisa y chiripá y rostro embadurnado de sangre.
-decía-; sensatos y sólidos. Hoy todo va al galope, todo está revuelto. La juventud lleva la voz cantante, y hasta habla de los reyes como si fuesen sus iguales.
¿Cómo iba a darnos paz el Brasil, pescador viejo y práctico de río revuelto, si ve agitadas nuestras aguas por el turbión de pasiones y enconos partidistas que ellos preferían estimular?
Asi, pues, por concedido, Yo quedaré agradecido; Tú sabrás toda mi historia; Y yo alegre y tú servido, Aqui paz y despues gloria. Hay, si no me acuerdo mal, Cerca ya de Portugal, De lo mas noble de España Villa antigua y principal Que el Tajo revuelto baña.
Feliz Margarita bella, cuya infantil confianza de la luz de tu esperanza no perdió nunca la huella. Es ya la noche aplazada por don Juan, fría y oscura; el aire revuelto augura la vecina tempestad.
Fueron sus ojos azules, Fueron sus lábios de rosa, Su sonrisa voluptuosa, Su mirada angelical; Ahora es una azuzena Sin frescura y sin aroma, Una palma que desploma El revuelto vendabál.
Mas aunque bien su persona de la multitud defienden, asióle uno de la capa andrajosa en que se envuelve, y con ímpetu tirando rasgósela de tal suerte, que vieron todos los ojos que bajo de ella mantiene revuelto calzón morisco, y jubón con puntas verdes.
--- Eran diez meses después, y las diez de una mañana del revuelto mes de marzo: en una anchurosa estancia que seis opuestos balcones en luz todo el día bañan, y que adornan por doquiera preciosos lienzos y estatuas, y en cuyo centro, de mármol un velador se levanta, sobre el cual, y bajo un velo, hay colocada una caja que en la materia y la forma de que es hecha y trabajada parece que encerrar debe alguna preciosa alhaja; sentados están dos mozos que con aquestas palabras en este momento siguen conversación empezada.
No tengo veta de marido yo. Y mientras ella, temblando aún, se alisaba el revuelto pelo, él, desde el umbral, la enviaba rápido halago de despedida...
En entrando en ella, oyeron grandísimo ruido, y vieron correr gran tropel de gente con grande alboroto; y, preguntando la causa de aquel ruido y movimiento, les respondieron que la gente de las galeras que estaban en la playa se había revuelto y trabado con la de la ciudad.
Sobre aquel revuelto océano de cantares de guerra, rumor de martillos que golpeaban los yunques, chirridos de limas que mordían el acero, piafar de corceles, voces descompuestas, risas inextinguibles, gritos desaforados, notas destempladas, juramentos y sonidos extraños y discordes, flotaban a intervalos, como un soplo de brisa armoniosa, los lejanos acordes de la música del sarao.
Esta, en toda su esfera legal, le hacía legítimo dueño de cuanto cobre, estopa, hierro y madera de desperdicio hallara a sus alcances, ya sobre la superficie del Muelle o revuelto entre el fango de la Dársena.