revuelta

(redireccionado de revueltas)
También se encuentra en: Sinónimos.

revuelta

(Derivado de volver.)
1. s. f. Alboroto o alteración del orden público la policía detuvo a los causantes de la revuelta. disturbio
2. Riña o pelea entre varias personas se enzarzó en una revuelta por defender a sus amigos. pendencia, reyerta
3. Punto en el que un camino, río u otra cosa cambia de dirección la casa se ve desde una revuelta del camino. recodo
4. Cambio de un estado o parecer a otro distinto. mudanza
5. Cambio de un estado o una opinión a otro.

revuelta

(Derivado de vuelta.)
s. f. Segunda vuelta o repetición de la vuelta.

revuelta

 
f. Segunda vuelta o repetición de la vuelta.

revuelta

 
f. Alboroto, sedición.
Riña, pendencia.
Punto en que una cosa empieza a cambiar su dirección, y este mismo cambio.
Vuelta o mudanza de un estado a otro, o de un parecer a otro.

revuelta

(re'βwelta)
sustantivo femenino
1. agitación que produce una alteración del orden Los presidiarios ocasionaron una revuelta en la cárcel.
2. punto en el cual una cosa cambia de dirección de forma pronunciada El cauce del río tiene muchas revueltas.
Sinónimos
Traducciones

revuelta

Revolte, Unruhe

revuelta

rivolta

revuelta

révolte

revuelta

opstand

revuelta

revolta

revuelta

бунт

revuelta

起义

revuelta

起義

revuelta

oprør

revuelta

מרד

revuelta

反乱

revuelta

반란

revuelta

revolt

revuelta

กบฏ

revuelta

SF
1. (Pol) → disturbance, riot
las revueltas populares del siglo pasadothe civil disturbances of the last century
la revuelta militar acabó con la democraciathe military uprising put an end to democracy
2. (= agitación) → commotion, disturbance
3. (= curva) → bend, turn
4. (= vuelta) → turn
dar vueltas y revueltas a algoto turn sth over and over in one's mind
Ejemplos ?
- No, me temo que no está del todo bien - reconoció Alicia con timidez-. Algunas palabras tal vez me han salido revueltas. - Está mal de cabo a rabo- sentenció la Oruga en tono implacable, y siguió un silencio de varios minutos.
No es único ni simple; si lo fuera no habría necesidad de guía porque no habiendo más que un solo camino, me figuro que nadie se perdería, pero hay muchas revueltas y se divide en varios, como conjeturo por lo que se verifica en nuestros sacrificios y ceremonias religiosas.
¿Quién me diera a mí hacer una mala oda para echarme a dormir sobre el colchón de mis laureles; para hablar de mis afanes literarios, de mis persecuciones y de las intrigas y revueltas de los tiempos...
Un gran espacio de terreno vacío, donde se encontraban revueltas, entre montones de arena y de guijarros, algunas ruedas de engranaje ya oxidadas, rodeaba un largo edificio cuadrangular con muchas ventanitas.
En Xochicaleo sólo está en pie, en la cumbre de su eminencia llena de túneles y arcos, el templo de granito cincelado, con las piezas enormes tan juntas que no se ve la unión, y la piedra tan dura que no se sabe ni con qué instrumento la pudieron cortar, ni con qué máquina la subieron tan arriba. En Centla, revueltas por la tierra, se ven las antiguas fortificaciones.
Los pueblos de otras razas, donde se sabe poco de los europeos, peleaban por su cuenta o se hacían amigos, y se aprendían su arte especial unos de otros, de modo que se ve algo de pagoda hindú en todo lo de Asia, y hay picos como los de los palacios de Lahore en las casas japonesas, que parecen cosa de aire y de encanto, o casitas de jugar, con sus corredores de barandas finas y sus paredes de mimbre o de estera. Hasta en la casa del eslavo y del ruso se ven las curvas revueltas y los techos de punta de los pueblos hindús.
Con pavoroso silencio esta triste comitiva, haciendo descansos breves, marcha de noche y de día, por lo angosto del camino, por los recuestos arriba, y en los tornos y revueltas del largo espacio que pisa, caminando con tal orden, tan silenciosa y unida, que un solo cuerpo formaba; y de lejos parecía inmensurable serpiente, que deslizándose iba entre campos y entre montes, dando sus escamas chispas.
En la noche callada, los sonidos eran claros. Hacía frío. El cebruno, inquieto, daba vueltas y revueltas, entorpeciendo al peón en su trabajo. —A ver, pruebe aura.
Río de nosotros, nuestro espejo mismo, espejo de esta alma nuestra, por la cual, incansable como tú de horizontes, trasudamos en vueltas y revueltas!,P No he de poner mis manos sobre tu lomo, no he de pintar tus riberas, que si en la izquierda tienes el corazón de las ciudades, en la derecha levantas el brazo de las selvas; no he de tocar tus aguas, tus millones de gotas, que son el diezmo de las cumbres para el culto de las praderas, no he de caminar por tus ondas, que ya vendrá el Maestro caminando por ellas.
Reinaba en la ciudad un silencio profundo, interrumpido a intervalos, ya por las lejanas voces de los guardias nocturnos que en aquella época velaban en derredor del Alcázar, ya por los gemidos del viento, que hacía girar las veletas de las torres o zumbaba entre las torcidas revueltas de las calles, cuando el dueño de un barquichuelo que se mecía amarrado a un poste cerca de los molinos, que parecen como incrustados al pie de las rocas que baña el Tajo, y sobre las que se asienta la ciudad, vio aproximarse a la orilla, bajando trabajosamente por uno de los estrechos senderos que desde lo alto de los muros conducen al río, a una persona a quien, al parecer, aguardaba con impaciencia.
Ahora bien, en Izmachi su corazón era único; no había alertas, no había dificultades; el gobierno estaba en reposo; no había guerras, revueltas; solamente la calma, solamente la paz, en sus corazones.
(216) De la mañana siguiente Rayaba la aurora apenas, Y ya el juez de Medellin Asentado ante su mesa Con ojos devoradores Registraba una cartera, Que en su pupitre tenia Cuidadosamente puesta. Era un libro de memorias, Mas de tan antigua fecha Que ya de usarlas andaban Todas sus hojas revueltas.