Ejemplos ?
Hasta ahora el magisterio nacional y el público en general se han encontrado habituados a cambios aparentes que popularmente devienen en irónicas expresiones: “Nomás cambian los nombres” “en el fondo es lo mismo”, “la misma gata pero revolcada”.
En pos de ello, intentaré efectuar en esta introducción, un breve esbozo de lo que mi búsqueda como maestro de banquillo siempre ha puesto en práctica con entusiasmo y creatividad en los libros de texto de español que yo he escrito, con el fin de descubrir los obvios sentidos educativos que se han olvidado de modo pasmoso, entre las generaciones de pedagogos de gabinete y escritorio, ambiciosas e individualistas, que persisten tejiendo el hilo negro de los círculos viciosos reformistas que terminan, como siempre, por morderse unos a otros la cola y acumular un nuevo fracaso escolar, es decir, una aproximación a lo mismo, la gata equivalente, pero revolcada...