reverente

reverente

adj. Que muestra reverencia o respeto fue un acto reverente inclinarte ante ella. irreverente

reverente

 
adj. Que muestra reverencia.

reverente

(reβe'ɾente)
abreviación
irreverente que muestra reverencia y respeto Debes ser reverente con tus mayores.
Traducciones

reverente

reverent

reverente

riverente

reverente

ADJreverent
Ejemplos ?
Helos al pie de la cruz En oración reverente; La virtud brilla en su frente Como la primera luz Del sol que alumbra en Oriente. Niños tal vez desvalidos Que pasan desconocidos, Con la inocencia en el alma, Como en desiertos perdidos Con sus racimos la palma.
Voy separándome del centro civilizado donde la ley se halla en toda su pomposidad, y estoy refiriéndome a los incultos moradores del campo, entre los cuales, sin dejar de acatarse el vigente código en todo lo que vale, aún se rinde culto reverente a la tradición, la cual constituye para ellos un derecho tan sagrado como el que más se funde en cuantas leyes se vengan haciendo desde la fabla de don Alonso el Sabio.
Cuando en la puerta gótica del templo las estatuas severas y tranquilas de los antiguos mártires contemplo abrirse en dobles filas; por las arcadas de la ojiva alzarse la legión de los ángeles, y dentro, sobre el dintel oscuro, a la madre de un Dios, triste, en el centro Yo, pecador impuro, que salen a mi encuentro las perdidas virtudes me figuro; y humilde entre las gentes por la ancha nave de la iglesia entro; la mofa impía arrostro de la mentida ciencia; donde brilla tu imagen dulce, ¡oh virgen sin mancilla!, reverente me postro con tierno afán, con filial cariño, y repitiendo mi oración de niño siento inundarse en lágrimas mi rostro.
Oyeron todos a Marco Bruto; y aunque no aprobaron todos su razonamiento, por haber sido modesto para el difunto y reverente para los oyentes, sin demasía ni oprobio del muerto, los apasionados de César, acallando su opinión con el silencio, siguieron a los que seguían el parecer de Bruto; mas luego que el imprudente y envilecido Cinna con abominables palabras empezó a deshonrar con oprobios el cadáver de César, los que habían callado a Marco Bruto, con justo furor se declararon contra Cinna y los conjurados.
La exposición del Sacramento es una de las ceremonias más magnificas y grandiosas, pero que los modernos sagrarios y al mismo tiempo raquíticos que se abren y cierran de una manera casi mágica o por un resorte, es poco reverente; en la Catedral de Tarragona, cuando efectúan esta ceremonia, ponen un dosel, y en procesión llevan el sacramento desde su capilla al altar y recíproca mente una vez terminada la función, cosa que da motivo a una magnífica función que tiene grandísimo atractivo.
-Es verdad; pero... oigan mi parecer. Debemos hacer una reverente solicitud a las Cortes... -¿Y cómo escribirla? -La gritaremos recio, y quizá no falte un alma caritativa que la oiga y la copie a la vez.
Dala el Cid salutación Y a don Arias juntamente Y expone su comisión Añadiendo reverente: -«Porque yo a mi Rey venero, Vine con mensaje tal; Las cartas y el mandadero Libres son de sufrir mal.» Atenta escuchó la Infanta Y la voz casi añudada Desató de su garganta Respondiendo a la embajada: -«Mezquina de mí...
Es tu andar tan airoso y elegante, que parece que fueras, escuchando de música incesante el süave son blando, con el que vas acompasando cada movimiento y pisada: irresistible gracia en todo muestras: de cuanto dices o haces las divinas gracias te son maestras, a ti siempre vecinas; la perfección en fin nos pasma y ciega que tu persona bienhadada enjoya, y la beldad recuerda de la Griega, cantada ruina de la excelsa Troya; te adora reverente quien de mirarte alcanza la ventura, como imagen de Dios, que al bajo suelo tu beldad estupenda conceder quiso, en generosa prenda de las que encierra el prometido cielo.
Con ninguno amistad o amor te enlaza; tú vives solitario eternamente, cual si el único fueras de tu raza. Y en vano te devora el ansia ardiente de amar y ser amado, a pecho humano tan sólo inspiras miedo reverente.
Los excesos que Pintas, el insulto, las heridas y muerte, robo y saco todo, todo fue efecto del dios Baco a quien tributas reverente culto.
No sé quién tiene más o mejor derecho a ellas después, de mi, que tú y tu madre." Edith tomó las cartas y comenzó a examinarlas con reverente curiosidad.
Pero escucha, musa mía: la música reverente del poema de María es la total armonía del Universo viviente, y todo lo que es cantar, y todo lo que es bullir, entero se le ha de dar, porque cantar es amar, porque agitarse es sentir.