revellín

(redireccionado de revellines)

revellín

 
m. Saliente que sirve de vasar en la campana de la chimenea.
Ejemplos ?
Los primeros revellines se construyeron de ladrillo, aunque más adelante, a lo largo del siglo XVI en los Países Bajos, eran de tierra, ya que absorbía mejor el impacto de los proyectiles.
Por regla general, en los revellines el lado del triángulo que se muestra al interior de la fortaleza no es fortificado y en ocasiones ni siquiera existe, ocupando su lugar escaleras y rampas de acceso a la fortificación para tropas y cañones, así como en algunos casos los cuarteles de la fuerza que ha de guarnecerlos.
Otras construcciones anexas a los revellines pueden ser caminos cubiertos por dos muros que unen una poterna en la muralla con el acceso al revellín para trasladar al mismo refuerzos o suministros a cubierto de los fuegos enemigos.
La Cabaña es la más grande edificación militar construida por España en América, cubriendo un área de 700 m de largo por 240 de ancho. Tiene forma de polígono, el cual está compuesto por baluartes, revellines, fosos, camino cubierto, cuarteles y almacenes.
l sistema abaluartado de Badajoz consiste en un conjunto de murallas, fuertes, baluartes, fosos y revellines, construido en los siglos XVII y XVIII, que protegían esta ciudad fronteriza, siguiendo las teorías defensivas de construcción popularizadas por el ingeniero militar francés Vauban.
A finales del siglo XVII, los arquitectos Vauban y Menno van Coehoorn llevaron el diseño de este tipo de fortificaciones al extremo con ciudadelas pentagonales plagadas de bastiones, revellines, reductos y fosos.
Las dimensiones de la fortificación eran de 321,5 metros de distancia entre las puntas de los baluartes contiguos, y 547 m de diámetro desde el centro hasta cada uno de los cinco baluartes (del Rey, de la Reina, del Príncipe, de don Fernando y de don Felipe) y revellines; incluido el foso, el diámetro se incrementaría hasta los 617 metros.
Las ampliaciones del recinto en el siglo XVII y, sobre todo, en el siglo XVIII añadieron baluartes y revellines — fortificación triangular situada frente al cuerpo de la fortificación principal, generalmente al otro lado de un foso, cuyo objetivo es dividir a una fuerza atacante y proteger los muros de cortina mediante fuego cruzado — en el flanco noroeste.
Debido a la forma triangular, se diferencia de la luneta, que es semicircular, tiene menos grosor que los revellines y suelen carecer de dotación artillera, siendo más habitual la disposición de banquetas para permitir a la infantería hacer fuego de fusilería.
Las correspondientes a tres de los lados estaban dedicadas a alojamiento de oficiales, tropas y caballos, y contaban con luces y chimeneas, excepto las tres centrales, que sólo servían de paso hacia las poternas, que se abren sobre el foso, frente a la gola de los revellines; las de la cortina de la puerta principal estaban dedicadas a almacenes de víveres, piensos y municiones, las laterales y las centrales, a cuerpos de guardia.
Un profundo foso rodeaba al castillo y a los revellines, cuyo plano se alzaba hacia el exterior 4 m para construir un camino cubierto, dotado de banqueta para los tiradores, de contraescarpa y de traversas para impedir infiltraciones del enemigo.
El fuerte resultó muy dañado, se derribaron las esquinas de los baluartes y partes de los revellines, resistió al bombardeo y a las minas y su estructura general quedó en pie.