revascularización

Traducciones

revascularización

f revascularization
Ejemplos ?
Prevención secundaria de eventos cardiovasculares.En los pacientes con evidencia clínica de enfermedades cardiovasculares: Reducir el riesgo de mortalidad total mediante la reducción de muerte coronaria Reducir el riesgo de infarto de miocardio Reducir el riesgo de sufrir procedimientos de revascularización miocárdica Reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y de accidente isquémico transitorio (AIT).
En los pacientes hipercolesterolémicos sin evidencia clínica de enfermedad coronaria: Reducir el riesgo de infarto de miocardio. Reducir el riesgo de sufrir procedimientos de revascularización miocárdica.
En los pacientes hipercolesterolémicos sin evidencia clínica de enfermedad coronaria::- Reducir el riesgo de infarto de miocardio.:- Reducir el riesgo de sufrir procedimientos de revascularización miocárdica.:- Reducir el riesgo de mortalidad cardiovascular sin aumento en la muerte de causas no cardiovasculares.
En los pacientes con evidencia clínica de enfermedades cardiovasculares::- Reducir el riesgo de mortalidad total mediante la reducción de muerte coronaria.:- Reducir el riesgo de infarto de miocardio.:- Reducir el riesgo de sufrir procedimientos de revascularización miocárdica.:- Reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y los ataques isquémicos transitorios (TIA).:- Ralentizar la progresión de la aterosclerosis coronaria.; Tratamiento complementario a la corrección de otros factores de riesgo y otros tratamientos cardioprotectores.
Noviembre 12 y 13. Año 1983-Relator en el Simposio Internacional de revascularización clínica – quirúrgica del miocardio isquémico.
Estadio III: Reposición por artroplastia acompañada o no de artrodesis intercarpal Las técnicas de revascularización, que implican injertos óseos que pueden proceder de cualquier parte del cuerpo, han dado resultados satisfactorios en casos de estadio III, aunque su uso en estadios más graves es polémico.
La estandarización de esta técnica, llamada del baipás o cirugía de revascularización miocárdica, fue el principal trabajo de su carrera, lo que le dio prestigio internacional, ya que el procedimiento cambió radicalmente la historia de la enfermedad coronaria.
La prevalencia de la EVP en la población general es de 12-14%, afectando hasta al 20% de los mayores de 70 años; 70%–80% de los afectados son asintomáticos; solo una minoría requieren de revascularización o amputación.
Por otra parte, reduce los síntomas de claudicación intermitente. El fenofibrato protege contra el infarto de miocardio no fatal y la necesidad de revascularización coronaria.
Las técnicas modernas, menos invasivas que las quirúrgicas tradicionales, mediante endoscopia, radiología intervencionista y cateterismo, permiten colocar estos dispositivos en estructuras tubulares o conductos anatómicos como vasos: arterias coronarias, en aorta y en arterias carótidas o en arteria femoral, así como en vías urinarias, conductos biliares, esófago, tráquea o bronquios y colon, entre otros; pero lo más común y frecuente es el uso intravascular coronario complementario a la angioplastia que llegó a reemplazar en la mayoría de casos la revascularización mediante puentes o Bypass...
Las tasas de apertura después de la angioplastia son más altas para las arteria ilíaca, y disminuye en arterias distales. Otro criterio que afecta el resultado luego de la revascularización es la longitud de la lesión y su número.
Los buenos resultados a largo plazo, unidos al desarrollo del diseño y características técnicas, con perfiles de cruce y navegabilidad cada vez mejores, lograron que esta técnica fuese aplicable a finales de los años noventa a pacientes con anatomías coronarias más complejas (enfermedad de tronco común, enfermedad multivaso, enfermedad difusa), desplazando a la cirugía como método de revascularización de elección y reservándola para casos específicos de alto riesgo (fracción de expulsión baja, enfermedad de tres vasos en diabéticos).