Ejemplos ?
Son lianas perennes; con tallos volubles, muy ramificados, con raíces en las ramas, retrorso-pubescentes o tomentosos con tricomas rojizos, glabrescentes.
Con tallos de 2-15 cm de altura, por lo general ramificados en la base y parte superior, con 1-2(3) dicotomías, ± retrorso-pelosos en los nudos y al menos en los entrenudos medios y basales.
japonica tiene umbelas terminales pero se distingue de esa especie por presentar brácteas numerosas (en lugar de 0-1) y frutos con aguijones sin el ápice retrorso.
Aquenios (1,5)2-2,5 × 1,2-1,5(1,7) mm, de contorno estrechamente obovado, trígonos, finamente reticulados, de color que varía del pardo al pardo rojizo obscuro, y puede tornar a grisáceo cuando están secos, recubiertos por una membrana frágil y translúcida, que termina por desprenderse; estilopodio de contorno triangular, atenuado en la base, negruzco al menos en la mitad superior; cerdas periánticas 3 ó 6, que sobrepasan el cuerpo del aquenio, retrorso-escábridas, de rojizas a doradas.
Aquenios 0,75-1 × 0,5 mm, de contorno estrechamente obovado, de sección casi circular, surcados por numerosas costillas longitudinales paralelas y por estrías transversales, blanquecinos; estilopodio 0,2-0,5 mm de anchura, cónico, a veces con forma de corona, estrangulado en la base, más obscuro que el aquenio; cerdas periánticas (0)3, retrorso-escábridas, blancas.
Inflorescencia en panícula espiciforme, densa, con eje escábrido o pubescente. Pedúnculos de las espiguillas con numerosas setas rígidas, antrorsas o retrorso-escábridas, persistentes.
Corola (22)24-28(34) mm, bilabiada, al principio blanca, blanco-amarillenta o de un blanco rosado, después amarillenta o amari­llo-blanquecina; tubo (12)16-22(25) mm, con la base regular, retrorso-hirsuto y con glándulas dispersas en el exterior, viloso por el interior; labio inferior con ló­bulos externamente retrorso-hirsutos, con pelos escasos en la cara interna, el su­perior con lóbulos que alcanzan c.
Aquenios 2,1-3,2(3,4) × (1)1,5-2,6 mm, de contorno obovado, con menor frecuencia suborbicular u obpiriforme, plano-convexos, más raramente obtusamente trígonos o biconvexos, a veces con la cara adaxial algo cóncava, pardos o de color pardo obscuro en estado maduro, amarillentos cuando jóvenes, lisos, brillantes; exocarpo formado por células de longitud al menos 2 veces mayor que la anchura, de grosor 2-3 veces mayor que el mesocarpo, más raramente subigual, a veces variable dentro del mismo aquenio; cerdas periánticas 4-6, retrorso-escábridas, pardas, rojizas o amarillentas, menores o iguales que el aquenio, más raramente algo mayores, que se desprenden al caer el aquenio de la espiguilla, aunque en algunas ocasiones pueden permanecer 1-3(4).
Antrorso significa doblado hacia o direccionado hacia arriba, usualmente hace referencia a pequeños apéndices, retrorso significa doblado hacia o direccionado hacia abajo.
Aquenios del radio y exteriores del disco profundamente cupuliformes adaxialmente (hacia el centro del capítulo), suberoso-marginados, no realmente alados y con una costilla suberosa adaxialmente, no completamente rostrados, negros, sin vilano; aquenios centrales de los 3–4 (–8) flósculos más internos del disco angostamente suberoso-marginados y con frecuencia desarrollando un rostro prominente, aplanado, 1–4 mm de largo, antrorso-escabroso, coronados por un vilano de 2 aristas retrorso-escabrosas.
Bromus tectorum tiene tallos de hasta 50 cm de altura, erectos o ascendentes, generalmente con indumento retrorso debajo de la inflorescencia.
Tallos (5)10-40(45) cm, ramosos generalmente desde el tercio basal, con (0)2-3(4) ramas erecto-patentes, con pelos –hasta de 1 mm–, retrorso-patentes, más abundantes en la base y proximidades de las vainas.