retropropulsión

retropropulsión

s. f. TECNOLOGÍA Sistema para impulsar un móvil consistente en que la fuerza que causa el movimiento es producida por reacción a la expulsión hacia atrás de un chorro, por lo general de gas.

retropropulsión

 
f. fís. Propulsión aplicada en sentido contrario a la seguida por un dispositivo con el fin de disminuir la velocidad del mismo.

retropropulsión

(retɾopɾopul'sjon)
sustantivo femenino
física sistema de propulsión de aeronaves por la expulsión hacia atrás de gases cohete a retropropulsión
Traducciones

retropropulsión

rétropropulsion

retropropulsión

Jet

retropropulsión

jet

retropropulsión

Jet

retropropulsión

Jet

retropropulsión

제트

retropropulsión

Jet

retropropulsión

SFjet propulsion
Ejemplos ?
En 1902 el físico-matemático ruso, diseñó una nave a retropropulsión para viajes interplanetarios guiándose en los diseños y el prototipo denominado "Autobólido" que en 1895 había diseñado el ingeniero e inventor peruano Pedro Paulet.
En 1902 Konstantin Tsiolkovsky diseñó una nave a retropropulsión para viajes interplanetarios guiándose en los diseños y el prototipo denominado Autobólido que en 1895 había diseñado Pedro Paulet Mostajo.
Voló en aviones P-47 Thunderbolt, naves ligeras con hélice central y artillería en las alas contra misiones de apoyo aéreo cercano, ayudando así a tropas estadounidenses y filipinas en la liberación del Luzón central y sureño, regiones que habían sido tomadas por los japoneses, quienes tripulaban aviones Messerchmitt Sturvogel, primeras máquinas sin hélices de retropropulsión superiores tecnológicamente, las primeras confrontaciones del Escuadrón 201 comenzaron a los 15 días de arribo a la base de Porac.
Entre 1964 y 1965 fue comandante del avión presidencial, estuvo a su cargo la supervisión del mantenimiento y seguridad de los aviones. Recibió entrenamiento en San Antonio, Texas en aeronaves de retropropulsión en el año de 1964.
En 1902 el físico-matemático ruso Konstantín Tsiolkovski, uno de los precursores de la astronáutica diseñó una nave a retropropulsión para viajes interplanetarios guiándose en los diseños y el prototipo denominado "Autobólido" que en 1895 había diseñado Pedro Paulet.
El motor, refrigerado por líquido, tenía el radiador muy atrás, bajo la sección final del fuselaje, en la posición más eficiente, y estaba instalado en un conducto de perfil alargado con una válvula de salida regulable, de tal modo que el aire caliente, en vez de crear un obstáculo, podía comportarse como una unidad de retropropulsión y ayudar a impulsar el aparato.