retranca

retranca

(Del lat. redro-, detrás + tranca.)
1. s. f. Correa ancha de cuero, cáñamo o esparto que, sujeta a la silla o albarda, rodea las ancas del caballo e impide que el carruaje se mueva hacia delante.
2. CAZA Línea de puestos, en la batida, situada a espaldas de los que baten.
3. coloquial Intención disimulada u oculta.
4. Colomb., Cuba Freno de cualquier vehículo o máquina.
Traducciones

retranca

retranca

retranca

retranca

retranca

retranca

retranca

retranca

retranca

SF (LAm) → brake
Ejemplos ?
Posee una superficie de 10,721.84 kilómetros cuadrados, que representan el 17.1 por ciento a nivel Distrito, 5.78 por ciento del total estatal y el 0.54 por ciento del total nacional; las localidades más importantes además de la cabecera, son: Plutarco Elías Calles (La Y Griega) y El Diamante (La Retranca).
El florón. La retranca. Los chalanes son los jinetes de este caballo y su vestimenta es de color blanco incluyendo el poncho listado, usado en diferentes colores.
Después de una larga trayectoria en esta emisión de variedades, se dedicaron a hacer especiales para luego tener un programa propio, O show dos Tonechos que empezó el 18 de abril de 2005 en el que aparecieron personajes nuevos. Su humor se basea en la retranca y en el surrealismo.
- Queo: Parsimonia, tranquilidad. - Rabiaeras: Impaciente. - Retranca: Doble sentido al explicar algo. - Sotico: Prudente, suave.
umor manchego es un concepto de reciente creación, pero que ha alcanzado un gran uso mediático e incluso bibliográfico. También se usa, con un sentido más coloquial, la expresión retranca manchega.
La retranca y el sarcasmo también están muy presentes en sus líricas junto a su particular sentido del humor, que, por momentos, arranca la carcajada del oyente.
Si el atelaje de pechera no lleva retranca, la manera de contener el carruaje en las bajadas y en los altos es muy desfavorable, pues todo el peso del vehículo carga sobre el cuello del caballo.
de un sillón con barriguera, sobre el que se coloca la sofra que sostiene el peso de las varas y del que parten las caídas que sostienen la retranca y la sobre-anca.
Del collerón parten los tirantes (unidos por una barriguera), el cejadero y las lomeras. Éstas terminan en la sobre-anca, que sostiene con dos caídas la retranca.
Para contener el carruaje en las bajadas o detenerlo cuando convenga, sirve la retranca, en cuyos extremos se hebilla una larga y fuerte correa (el «cejadero largo»), que da la vuelta al animal por delante del pecho, pasando por los mangotes capuchinos que la sostienen, y por el «cejadero corto», que va unido a las calabacillas de la lanza.
El atelaje de tronco de silla lleva una montura completa, con estribos, cincha y sobrecincha, «correa dragona» que la une al collerón, gancho en el borrén delantero para servir de apoyo al violín, dos caídas para sostener los tirantes, y grupera con sus caídas para sostener la retranca.
Las guarniciones del caballo mano no se diferencian de las de silla más que en la falta de estribos. Es semejante al de tronco, pero más ligero por carecer de violín, cejaderos y retranca.