retoño


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con retoño: retoñar

retoño

1. s. m. BOTÁNICA Brote nuevo de una planta el ciruelo ya tiene varios retoños. renuevo
2. coloquial Hijo o hija de una persona, en especial de poca edad está casada y tiene dos retoños. niño

retoño

 
m. Vástago o tallo nuevo que echan las plantas.
fig. y fam.Hablando de personas, hijo, esp. el de corta edad.

retoño

(re'toɲo)
sustantivo masculino
1. brote nuevo de una planta Ya han empezado a salirle retoños a los rosales.
2. hijo o hija de una persona, en especial de poca edad Todos los días saca a pasear a su retoño.
Sinónimos

retoño

sustantivo masculino
Traducciones

retoño

shoot, bud, sprout

retoño

virgulto

retoño

SM
1. (Bot) → sprout, shoot
2. (= niño) → kid
Ejemplos ?
Bástele al lector saber que como el viejo Porres no le dejó á su retoño otra herencia que los siete días de la semana y una uña en cada dedo para rascarse las pulgas, tuvo éste que optar por meterse lego dominico y hacer milagros.
Cuando el rey entró en la habitación, sus ojos brillaron más aún que el oro que estaba contemplando, y convocó a sus súbditos para la celebración de los esponsales. Vivieron ambos felices y al cabo de una año, tuvieron un precioso retoño.
Solo en la tierra con el chiquillo, Jácome le crió sabe Dios cómo; y ahora se le caía la baba viendo despuntar en Sendiño, a los seis años mal contados, otro cazador, otro merodeador, sin afición alguna al trabajo lento y metódico del labriego, fértil ya en ardides y tretas de salvaje para sorprender nidos y pajarillos nuevos, para descubrir dónde ponen las gallinas del prójimo y aun para engolosinarlas echándoles granos de maíz, hasta atraerlas a la boca del saco. El padre estaba embelesado con tal retoño, y le enseñaba nuevas habilidades cada día.
-Pos bien, ya te lo digo; la hipoteca estaba vencía y er Zamora estaba prendaíco der tó de la der Romero, la cual ya le había dicho más veces que no que abejas tié una cormena y que púas un zarzal, pero como cuando er queré se mos mete en el alma por toicos los ventanales, se nos aletarga la razón y la consencia; pos velay tú, al mozo se le gorvió negro lo blanco un día y le ijo al tío Pepe el Perejiles que si su retoño no se casaba con él, él diba a tener el gusto de ponellos a dambos al relente del camino.
De todos los deleites, velado me está el goce; no hay dicha que alboroce mi estéril juventud; amar me está vedado, soy árbol sin retoño, soy ráfaga de otoño, flor seca de ataúd.
Benicio Suárez Roldán, éste le interrumpió diciéndole: -Mira, marqués, no te preocupes, que yo tengo para tu Laurentina un novio como un príncipe en mi hijo Baldomero. -Que me place, conde; aunque algo se me alcanza de que tu retoño es un calvatrueno.
Francisco Pizarro. Pero no es del licenciado, sino del retoño que tuvo en doña Angelina y que también se llamó D. Juan de Betanzos, de quien voy a ocuparme en esta tradición.
Media docena de esos hombres de buen gusto, que a todo van a un baile más que a bailar, se hicieron las siguientes reflexiones: «Que la pasión de la danza tiene hondas raíces en la buena sociedad de este pueblo, es innegable: nosotros la hemos visto bailar sobre el húmedo retoño de las praderas, entre las coles y cebollinos de las huertas, sobre los guijarros de la Alameda y sobre los adoquines del Muelle; derretirse los sesos bajo un sol africano a las cuatro de la tarde, por llegar a las cinco a la romería y bailar en ella hasta las siete; volver después, al crepúsculo, medio a tientas, por callejas y senderos, y aliquando meterse en barro hasta las corvas...
10 Y en otro lugar: Gentiles, regocijaos juntamente con su pueblo; 11 y de nuevo: Alabad, gentiles todos, al Señor y cántenle himnos todos los pueblos. 12 Y a su vez Isaías dice: Aparecerá el retoño de Jesé, el que se levanta para imperar sobre los gentiles.
CORO El cuello agarrará con fuerza el cangrejo del que devora a los forasteros, y pronto con el fuego quemará su luciente iris: ya el madero carbonizado se esconde en la ceniza, de encina inmenso retoño: Mas ea, Marón, hágase: sea arrancado el ojo del enloquecido Cíclope, para que beba en mala hora.
Sus manos de campesino se volvieron de asesino cuando al llegar un otoño pisaron cada retoño y él mató a la bestia humana que lo atacó con macana.
Más de cuatro veces he estado apique de tirar por la ventana el demontre del dije, ¡rayo!, porque tiene una virtud, o como se le quiera llamar, que...; en fin, serán aprensiones..., ¡retoño!, pero yo creo que está hechizado...