reto


También se encuentra en: Sinónimos.

reto

1. s. m. Acción de retar a una persona acepté el reto para demostrarle que no era tan fuerte como creía. desafío
2. Dicho o hecho con que se reta a una persona. desafío
3. Objetivo o acción difícil de llevar a cabo, y que por ello supone un estímulo y un desafío para quien se propone realizarlo mi reto era ser el campeón mundial y ya lo he conseguido. desafío
4. Reprimenda o regañina. bronca
5. Bol., Chile Insulto, palabra injuriante dirigida a una persona.

reto

 
m. Acción y efecto de retar.
Provocación o citación al duelo o desafío.
Amenaza.

reto

('reto)
sustantivo masculino
1. acción de retar a una persona Acepté el reto para demostrarle que no era tan fuerte como creía.
2. objetivo o acción difícil de llevar a cabo que supone un estímulo y un desafío Dejar de fumar fue todo un reto.
3. dicho o hecho con que se reta a una persona Le dio un reto por su accionar irresponsable.
Traducciones

reto

défi

reto

التحدي

reto

предизвикателство

reto

挑战

reto

挑戰

reto

výzva

reto

haaste

reto

チャレンジ

reto

도전

reto

utmaning

reto

SM
1. (= desafío) → challenge
2. (Cono Sur) (= reprimenda) → telling off, scolding
3. (Cono Sur) (= insulto) → insult

reto

m challenge; un reto diagnóstico.. a diagnostic challenge
Ejemplos ?
—y su rostro incoloro se impregnó de una máscara de amargura que fue variando poco a poco hasta adoptar el aspecto de desafío, de reto iracundo, de odio terrible...
Re define tu misión como mujer, tu ánimo de participación en todos los aspectos y niveles de la actividad humana será un reto, y no te amedrentes ni te menosprecies.
Si logras superar todas las pruebas que te asaltarán en las dimensiones de lo macabro, tendrás la oportunidad de cumplir una segunda vida de perfección; si no, quedarás hundido en la maldad eterna de la regresión. Tu reto es, con fuerza de voluntad, superar todos los obstáculos y demostrar que eres fuerte y nada te arredra.
- dijo al vendedor, claro que en francés.- Soy sólo un curioso que quiere tener en su biblioteca un libro en sánscrito, pues en realidad sólo me importa lo gracioso de sus rasgos, pues ni sé de qué trata. Y como voy de paso…pero si no quiere- dijo lanzándole un tramposo reto.
Debemos aprovechar la labor realizada, teniendo presente que será difícil y doloroso hacer frente a esos problemas. Confío en que, todos juntos, aceptaremos el reto que se nos presenta.
A través de la férrea voluntad se ascendería al Teotl-Ometeotl. Ese era el reto: La guerra interior que ha de impulsarnos a florecer en ciencia, en arte, en sabiduría.
DOS Discurrir en torno a la necesidad urgente de instalar una educación neohumanística apoyada en armas semióticas (las de captación cognitiva y metacognitiva de la semiosis) para desconstruir las viejas intenciones escolares de mera reproducción de modelos culturales e ideológicos y cimentar nuevas propuestas divergentes, creativas y solidarias, deviene un reto de primer orden; una diseminación clarificadora.
Creo que ése es el gran reto que tenemos los mexicanos, llevamos casi un cuarto de siglo sufriendo crisis económica, a veces políticas, de todas éstas, pues, salimos muy dañados los mexicanos.
Lo diverso de la economía, el número y dinámica de la población, el tamaño de nuestra geografía, la variedad de intereses en juego día con día, el mosaico de culturas, hacen que México viva cada reto en proporciones equivalentes a su enorme densidad, por eso, solamente tejiendo esfuerzos de grupos, de sectores, de regiones de individuos todos, alcanzaremos respuestas del tamaño de las aspiraciones individuales y a la amplitud de nuestros desafíos.
Tengo la impresión de que las organizaciones no gubernamentales ya han aceptado ese reto y son conscientes de la importancia fundamental de la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia.
A pesar de lo que comúnmente se cree por aquellos que confunden las críticas de José Martí a las concepciones liberal-positivistas de la generación de los científicos como un ataque indiscriminado contra las tradiciones demo-liberales en su conjunto, componente inobjetable de su propio ideario político, tanto los románticos como los ideólogos de la reforma de medio siglo, rechazaron la copia servil de modelos importados, e hicieron énfasis en la necesidad de encontrar respuestas propias, fórmulas originales, frente al reto de vencer el atraso y apresurar el triunfo de la civilización.
Mas la sabia intuición del maestro y su tacto consecuente, siempre captará, aún en los más abruptos, la presencia de tierra fértil donde pueda, poeticidad trillada, sembrar la inquietud y la persistencia del saber y la búsqueda del reto creador.