retina

retina

(Del lat. rete, red.)
s. f. ANATOMÍA Membrana interior del ojo, en la cual se reciben las impresiones luminosas y se transforman en impulsos nerviosos que se dirigen al cerebro a través del nervio óptico.

retina

 
f. anat. Membrana interior del ojo, que cubre la coroides hasta el iris, formada en parte por expansiones del nervio óptico y en la cual se reciben las impresiones luminosas.

retina

(re'tina)
sustantivo femenino
anatomía membrana exterior del ojo que recibe las impresiones que se trasmiten al cerebro a través del nervio óptico Tiene un desprendimiento de retina.
Traducciones

retina

Netzhaut

retina

retina

retina

rétine

retina

retina

retina

retina

retina

αμφιβληστροειδή

retina

ретината

retina

视网膜

retina

視網膜

retina

sítnice

retina

網膜

retina

망막

retina

SFretina

ret·i·na

f. retina, the innermost layer of the eyeball that receives images and transmits visual impulses to the brain;
conmoción de la ___commotio retinae, traumatic condition of the retina that produces temporary blindness;
desprendimiento de la ___retinal detachment, separation of all or part of the retina from the choroid;
deterioración de la ___retinal degeneration.

retina

f retina
Ejemplos ?
Al carecer de ecolocación, los ojos de los megaquirópteros están más desarrollados que los de los microquirópteros, y emplean el olfato y la vista para orientarse y localizar su alimento; su capacidad para captar la luz se intensifica por numerosas proyecciones de los bastoncillos de la retina.
En la retina del ojo existen millones de células especializadas en detectar las longitudes de onda procedentes de nuestro entorno.
Este valor se ha establecido con datos de observación directa de un gran número de individuos y se ha establecido un valor medio, pues es evidente que para personas con una agudeza visual por encima de lo normal el tamaño de ese círculo ha de ser inferior a los 0,25 mm y en personas con menos agudeza visual será al revés y la agudeza visual no depende de la corrección que se necesite por medio de gafas (esta corrección se da por bien hecha), sino de la densidad de células receptoras en la retina.
A pesar de la oscuridad total, veo la colina y la iglesia, pero no puede ser verdad. Debe ser una impresión de la retina, por el deslumbramiento de los relámpagos.
En la obscuridad el agua toma la palabra y brilla un poco, cual una aprensión óptica, como un dejo de la luz desaparecida, en la retina, fosforescencia que padece ilusión de los nervios.
La mirada que Fernando dejó caer, sin quererlo, dentro de aquellos, que se le antojaban dos cañones, debía de ir llena de la expresión de aquellas nuevas, profundas, tiernas y dulces emociones que procuré describir a su tiempo; porque Cristina, al recogerla dentro de sus gemelos, y sentirla pasar por la retina al alma, quedose como espantada de gozar placer tan intenso en regiones de su ser en que jamás había sentido más que unas ligeras cosquillas.
Más, cosas que todos hemos visto: dos hombres a caballo, fumando, van en procura de un rancho; un gaucho, en una tarde de lluvia, pide alojamiento; una comida de bodas se celebra en una estancia; en medio de una fiesta atroz se veló un angelito; llega un cortejo fúnebre a un miserable cementerio de lugar; saltó la agilidad de un tiro de lazo en una yerra. Repetimos que todas estas son cosas que están en la retina o en la memoria de todos los que vamos al campo.
VII A la primera luz de la mañana salta del lecho el tierno adolescente, aún llena la retina del encanto y claridad de la visión nocturna.
Y el ave que es una cima y el presidario que es un abismo se confundían un instante en nuestra retina, para apartarse, en seguida, con la celeridad del lastre que cae y el globo que sube.
Estas diferencias, como accidentales en el seno de una asociación de miras amplias y muy superiores a esas aspiraciones de detalle, no serán más sensibles partido ni visibles para los extraños a éste, que lo que son para nuestra retina las grandes manchas que en la ígnea fotosfera solar descúbranse sólo con el auxilio de potentes telescopios.
Y así desfilan ante nuestra retina absorta, escenas, paisajes, fantasmas vivos que acuden a nosotros desde las profundidades del tiempo, y que se mezclarán a nuestros sueños y a nuestras nostalgias.
En el bisel de una arista del muro el astro-rey se estrella en un reló gnomónico. ¡De tu retina el destino es mas duro, Salomé, ver no puedes el sol rubio y armónico!