retórico

retórico, a

(Del lat. rhetoricus < gr. rhetorikos.)
1. adj. RETÓRICA De la retórica o la oratoria tratado retórico.
2. adj./ s. RETÓRICA Se aplica a la persona que está especializada en retórica.

retórico, -ca

  (del l. rhetoricus < gr. rhetorikós)
adj. Relativo a la retórica.
adj.-s. Versado en retórica.

retórico, -ca

(re'toɾiko, -ka)
abreviación
1. relacionado con el conjunto de reglas y principios del arte de hablar y escribir para deleitar, convencer o persuadir una figura retórica
2. lenguaje sencillo que es en exceso rebuscado o artificial No soporta el lenguaje retórico de los políticos.
Traducciones

retórico

rhetorical

retórico

retorisk

retórico

rhetorische

retórico

修辞

retórico

修辭

retórico

수사학

retórico

retoriska

retórico

/a
A. ADJrhetorical
B. SM/Frhetorician
Ejemplos ?
—El mundo material —continúo Dupin— abunda en muy estrictas analogías con el espiritual; y así se ha dado algún color de verdad al dogma retórico de que la metáfora o el símil pueda ser empleada para dar más fuerza a un pensamiento o embellecer una descripción.
DOÑA BEATRIZ Retórico forastero, excusad cortesanías que ni yo escucho ni entiendo; yo me retiro a esta quinta, donde hay honor que la guarde; y si sois, como me avisa vuestro traje, caballero, quedaos; no de vos se diga que hay caballero que niega adonde hay dama que pida.
Lo puede hacer cualquier juez en una causa concreta y con efectos interpartes, nunca implica la nulidad de la ley, nunca, es sólo el control de constitucionalidad y sólo el argumento retórico utilizado por los jueces en el caso concreto para no aplicar la norma tildada de inconstitucional.
Diónos ejemplo Arístides retórico, porque quiere que el cómico lenguaje sea puro, claro, fácil, y aún añade que se tome del uso de la gente, haciendo diferencia al que el político; porque serán entonces las dicciones espléndidas, sonoras y adornadas.
En una sola guerra, en la de Secesión, que fue más para disputarse entre Norte y Sur el predominio en la república que para abolir la esclavitud, perdieron los Estados Unidos, hijos de la práctica republicana de tres siglos en un país de elementos menos hostiles que otro alguno, más hombres que los que en tiempo igual, y con igual número de habitantes, han perdido juntas todas las repúblicas españolas de América, en la obra naturalmente lenta, y de México a Chile vencedora, de poner a flor del mundo nuevo, sin más empuje que el apostolado retórico de una gloriosa minoría y el instinto popular...
En esto era gran práctico y teórico un gato, pedantísimo retórico, que hablaba en un estilo tan enfático como el más estirado catedrático.
Me olvidé que el objeto primordial retórico, obligado, era vilipendiar a Nerón, ponerlo por el suelo en nombre de la moral más elemental, y concluir por una peroración vigorosa, en la que ofreciera ese ejemplo abominable a los reyes todos de la tierra.
Sin duda hay también una ironía retórica, que usada con moderación produce excelentes efectos, especial- mente en la polémica; mas comparada con la sublime urbanidad de la musa socrática es como la pompa del discurso retórico más brillante comparada con una tragedia antigua de estilo elevado.
La vara no ha estado en Judá, sino muy poco tiempo: ellos dicen pobrezas; pero el abate Houteville no dice mucho mas con sus frases, su neologismo, y su elocuencia de retórico, que pone siempre palabras en lugar de las cosas, y que se propone objeciones muy dificiles para no responder mas que con mucha prosa.
-¡Él, que se había criado en el estilo más clásico que pudo enseñar amanuense de retórico!- Ya se había acabado la retórica complicada de las figuras, y según veía por sus libros, y según lo que le decían los estudiantes que venían de Madrid, ahora la poesía era objetiva o subjetiva, y el arte tenía una finalidad propia con otra porción de zarandajas filosóficas todas extranjeras.
«Hay algunos-dice el inglés Bacon-que maduran mucho antes de la edad y se van como vienen», que es lo mismo que dice en su latín elegante el retórico Quintiliano.
Cuando hablaba así para sus adentros Ventura, gran retórico de lo inefable, en su violín no sonaban más que unos dulcísimos quejidos, que eran como el murmullo que hay en los nidos de las golondrinas cuando los hijuelos aguardan el alimento...