resurrección

resurrección

1. s. f. Acción de resucitar o volver a la vida, en especial la de Jesucristo en la religión cristiana.
2. resurrección de la carne RELIGIÓN La de todos los muertos el día del juicio final, en la religión cristiana.

resurrección

 
f. Acción y efecto de resucitar.
teol. Retorno a la vida. La doctrina católica afirma como dogma de fe la resurrección de todos los hombres al fin del mundo.

resurrección

(resurek'θjon)
sustantivo femenino
1. religión acción de resucitar o volver a la vida la resurrección de Jesucristo
2. recuperación o vuelta a la actualidad de una cosa Este modisto es el responsable de la resurrección de los pantalones campana.
Traducciones

resurrección

resurrection

resurrección

ressurreição

resurrección

Auferstehung

resurrección

résurrection

resurrección

Resurrection

resurrección

القيامة

resurrección

Zmartwychwstanie

resurrección

ανάσταση

resurrección

Възкресение

resurrección

复活

resurrección

復活

resurrección

Vzkříšení

resurrección

Resurrection

resurrección

부활

resurrección

Resurrection

resurrección

SFresurrection
Ejemplos ?
Días después de la muerte del ilustre noble, el milagro de su imperfecta resurrección era tan comentado de un pueblo a otro, en un radio de más de cincuenta leguas alrededor de Sanlúcar, que resultaba cómico ver a los curiosos en los caminos; vinieron de todas partes, engolosinados por un Te Deum con antorchas.
Una vibración profunda conmueve todas mis fibras patrióticas al contemplar la resurrección del espíritu cívico en la heroica ciudad de Buenos Aires.
II Tacuarembó fue la crucifixión del Pueblo Oriental, ha dicho un ilustre historiador brasileño y el mismo agrega, su resurrección es la Agraciada.
La cortina que separa la vida de la muerte no se ha descorrido unicamente en su favor, y el camino está entreabierto. Entre la Nada que ha disuelto lo que fue Wyoming, y su eléctrica resurrección, queda un espacio vacío.
en lo que había soñado ser... resurrección del tiempo, tiempo muerto y asesinado; asesinado en la lucha pandillera por vivir para vivir...
ersos del señor Benvenuto Campesani de Vicenza acerca de la resurrección de Catulo, el poeta veronés A mi patria vengo desde lejanas fronteras exiliado: la causa de mi regreso un compatriota fue, a saber, al que de los cálamos le atribuyó Francia su nombre, y el que señala a la gente que pasa de largo el camino.
Señores: Voy a concluir, porque me siento agitado. Esta asamblea es una verdadera resurrección del espíritu público. Tenemos que afrontar la lucha con fe, con decisión.
En el desprestigio que pesa sobre el cesa- rismo con imiforme; cuando los pueblos empiezan á acatar como dogma evangélico el principio de que las glorias alcanza- das por la pluma son más consistentes que las obtenidas por el sable, no hay que temer la resurrección de los grandes ma- riscalatos.
La primera corrida que presenciaron los limeños fué en 1540, hmes 29 de Marzo, segimdo día de Pascua de Resurrección, ce- lebrando la consagración de óleos hecha pwr el obispo fray Vicente Valverde.
¡Por fin, de nuevo! Viviremos en paz, y ojalá que mañana o pasado no amanezca con dolor de cabeza, para resurrección de las locuras.
Pero como “la revolución fue reflexiva en sus promotores y espontánea en el pueblo”, y como éste “no vio en la libertad política sino un hecho solitario separado de las demás cuestiones que la reflexión había derribado… el pueblo quedó antiguo”, y los gobernantes, por acomodarse a la situación, no fueron capaces de crear una nueva síntesis de instituciones republicanas y creencias democráticas. Ello abrió el camino a la “resurrección del pasado”, del despotismo y los privilegios.
El siglo que viene para nosotros, es el siglo de la esperanza, es nuestro siglo, es el siglo de la resurrección del pueblo bolivariano, del sueño de Martí, del sueño latinoamericano.