restituir

(redireccionado de restituyó)
También se encuentra en: Sinónimos.

restituir

(Del lat. restituere.)
1. v. tr. Dar una cosa a quien la poseía antes la policía le restituyó el coche que le habían robado. quitar
2. Volver a poner una cosa en el estado que tenía antes han restituido la fachada de la iglesia a su forma original. restaurar
3. Hacer que una persona vuelva a tener una cosa inmaterial la vida en la montaña le ha restituido la paz interior. restablecer
4. v. prnl. Volver una persona al lugar o a la actividad de la que se había estado ausente me restituí a mi puesto. reincorporarse
NOTA: Se conjuga como: huir

restituir

 
tr. Volver [una cosa] a quien la tenía antes.
Restablecer o poner [una cosa] en el estado que antes tenía.
prnl. Volver uno al lugar de donde había salido.
V. conjugación (cuadro) [12] como huir.

restituir

(restitu'jɾ)
verbo transitivo
1. dar una cosa a quien la poseía antes Restituyó las joyas que había robado antes que el propietario notara su ausencia.
2. volver a poner una cosa en el estado que tenía antes El descanso le restituyó las fuerzas.

restituir


Participio Pasado: restituido
Gerundio: restituyendo

Presente Indicativo
yo restituyo
tú restituyes
Ud./él/ella restituye
nosotros, -as restituimos
vosotros, -as restituís
Uds./ellos/ellas restituyen
Imperfecto
yo restituía
tú restituías
Ud./él/ella restituía
nosotros, -as restituíamos
vosotros, -as restituíais
Uds./ellos/ellas restituían
Futuro
yo restituiré
tú restituirás
Ud./él/ella restituirá
nosotros, -as restituiremos
vosotros, -as restituiréis
Uds./ellos/ellas restituirán
Pretérito
yo restituí
tú restituiste
Ud./él/ella restituyó
nosotros, -as restituímos
vosotros, -as restituisteis
Uds./ellos/ellas restituyeron
Condicional
yo restituiría
tú restituirías
Ud./él/ella restituiría
nosotros, -as restituiríamos
vosotros, -as restituiríais
Uds./ellos/ellas restituirían
Imperfecto de Subjuntivo
yo restituyera
tú restituyeras
Ud./él/ella restituyera
nosotros, -as restituyéramos
vosotros, -as restituyerais
Uds./ellos/ellas restituyeran
yo restituyese
tú restituyeses
Ud./él/ella restituyese
nosotros, -as restituyésemos
vosotros, -as restituyeseis
Uds./ellos/ellas restituyesen
Presente de Subjuntivo
yo restituya
tú restituyas
Ud./él/ella restituya
nosotros, -as restituyamos
vosotros, -as restituyáis
Uds./ellos/ellas restituyan
Futuro de Subjuntivo
yo restituyere
tú restituyeres
Ud./él/ella restituyere
nosotros, -as restituyéremos
vosotros, -as restituyereis
Uds./ellos/ellas restituyeren
Imperativo
restituye (tú)
restituya (Ud./él/ella)
restituid (vosotros, -as)
restituyan (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había restituido
tú habías restituido
Ud./él/ella había restituido
nosotros, -as habíamos restituido
vosotros, -as habíais restituido
Uds./ellos/ellas habían restituido
Futuro Perfecto
yo habré restituido
tú habrás restituido
Ud./él/ella habrá restituido
nosotros, -as habremos restituido
vosotros, -as habréis restituido
Uds./ellos/ellas habrán restituido
Pretérito Perfecto
yo he restituido
tú has restituido
Ud./él/ella ha restituido
nosotros, -as hemos restituido
vosotros, -as habéis restituido
Uds./ellos/ellas han restituido
Condicional Anterior
yo habría restituido
tú habrías restituido
Ud./él/ella habría restituido
nosotros, -as habríamos restituido
vosotros, -as habríais restituido
Uds./ellos/ellas habrían restituido
Pretérito Anterior
yo hube restituido
tú hubiste restituido
Ud./él/ella hubo restituido
nosotros, -as hubimos restituido
vosotros, -as hubísteis restituido
Uds./ellos/ellas hubieron restituido
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya restituido
tú hayas restituido
Ud./él/ella haya restituido
nosotros, -as hayamos restituido
vosotros, -as hayáis restituido
Uds./ellos/ellas hayan restituido
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera restituido
tú hubieras restituido
Ud./él/ella hubiera restituido
nosotros, -as hubiéramos restituido
vosotros, -as hubierais restituido
Uds./ellos/ellas hubieran restituido
Presente Continuo
yo estoy restituyendo
tú estás restituyendo
Ud./él/ella está restituyendo
nosotros, -as estamos restituyendo
vosotros, -as estáis restituyendo
Uds./ellos/ellas están restituyendo
Pretérito Continuo
yo estuve restituyendo
tú estuviste restituyendo
Ud./él/ella estuvo restituyendo
nosotros, -as estuvimos restituyendo
vosotros, -as estuvisteis restituyendo
Uds./ellos/ellas estuvieron restituyendo
Imperfecto Continuo
yo estaba restituyendo
tú estabas restituyendo
Ud./él/ella estaba restituyendo
nosotros, -as estábamos restituyendo
vosotros, -as estabais restituyendo
Uds./ellos/ellas estaban restituyendo
Futuro Continuo
yo estaré restituyendo
tú estarás restituyendo
Ud./él/ella estará restituyendo
nosotros, -as estaremos restituyendo
vosotros, -as estaréis restituyendo
Uds./ellos/ellas estarán restituyendo
Condicional Continuo
yo estaría restituyendo
tú estarías restituyendo
Ud./él/ella estaría restituyendo
nosotros, -as estaríamos restituyendo
vosotros, -as estaríais restituyendo
Uds./ellos/ellas estarían restituyendo
Sinónimos

restituir

transitivo y pronominal
Traducciones

restituir

restore, return

restituir

A. VT
1. (= devolver) → to return, give back (a to)
2. (= restablecer) → to restore
3. (Arquit) → to restore
B. (restituirse) VPR (frm) restituirse ato return to, go back to
Ejemplos ?
Finalmente, después de medio año largo, si es que puede haber un medio año más largo que otro, se restituyó mi recomendado a su patria maldiciendo de esta tierra, y dándome la razón que yo ya antes me tenía, y llevando al extranjero noticias excelentes de nuestras costumbres diciendo sobre todo que en seis meses no había podido hacer otra cosa sino volver siempre mañana, y que a la vuelta de tanto mañana, eternamente futuro, lo mejor, o más bien lo único que había podido hacer bueno, había sido marcharse.
Dio prosperidad a la patria y justicia a los campesinos: los liberó de la hacienda, restaño las raíces de su orgullo y de su sostenimiento, restituyó la vida del pueblo, de la comunidad, del ejido y se consagró en la Constitución y en las leyes del país.
Estudiando a fondo el problema de la población indígena del Yaqui, el actual Gobierno se encontró con que una extensa zona de las tierras que venía reclamando está ya en posesión de fuertes núcleos de población que han creado nuevos e importantes centros de trabajo y considerando que la población indígena ha disminuido mucho, se le restituyó una extensión aproximada de 400,000 hectáreas en las que existen terrenos para el cultivo suficientes para alojar a toda la población yaqui existente en el Territorio Nacional y la reside de la propia raza en los Estados Unidos, que está dispuesta a reintegrarse al país tan luego como se terminen las obras que irrigarán sus tierras.
Pero Dios, que nos había creado, se movió a piedad; y por medio de su Unigénito restituyó al hombre a la noble altura de donde había caído, y aun le realzó con más abundante riqueza de dones.
El mismo curó, en efecto, las heridas que había causado a la naturaleza humana el pecado del primer padre; restituyó a todos los hombres, por naturaleza hijos de ira, a la amistad con Dios; trajo a la luz de la verdad a los fatigados por una larga vida de errores; renovó en toda virtud a los que se hallaban plagados de toda impureza, y dio a los recobrados para la herencia de la felicidad eterna la esperanza segura de que su propio cuerpo, mortal y caduco, había de participar algún día de la inmortalidad y de la gloria celestial.
La primera educación christiana y literaria que recibió en su patria fué perfeccionada y realzada con los estudios de las facultades mayores en las Universidades de Bolonia y París, de donde se restituyó á España rico de todo género de doctrina, especialmente en las ciencias eclesiásticas, á que dedicó sus conatos y noble ambicion.
Juan I de Portugal, ofreciéndole remuneración mas aventajada que la que hasta entonces habla logrado ningún profesor en España ni en Francia. Obtenida su jubilacion á los diez y seis años de enseñanza, se restituyó á Castilla, y después á su patria.
En esos tiempos, en los cuales Dios todopoderoso, eliminado el veneno de la antigua herejía, restituyó la paz a su Iglesia, el emperador de los persas abrazó la fe y selló la paz con el emperador Mauricio.
Ennobleció, en efecto, con su presencia las bodas de Caná de Galilea, inmortalizándolas con el primero de sus milagros(6), motivo por el que, ya desde aquel momento, el matrimonio parece haber sido perfeccionado con principios de nueva santidad. Restituyó luego el matrimonio a la nobleza de su primer origen, ya reprobando las costumbres de los hebreos, que abusaban de la pluralidad de mujeres y de la facultad de repudio, ya sobre todo mandando que nadie desatara lo que el mismo Dios había atado con un vínculo de unión perpetua.
La providencia de Dios, que por un admirable designio de amor elevó en sus comienzos al género humano a la participación de la naturaleza divina y, sacándolo después del pecado y de la ruina original, lo restituyó a su primitiva dignidad, quiso darle además el precioso auxilio de abrirle por un medio sobrenatural los tesoros ocultos de su divinidad, de su sabíduría y de su misericordia(1).
En el uso altamente patriótico de sus facultades legales, que dan su razón de ser a un país como el nuestro, al sistema presidencialista, de acuerdo a la mejor tradición popular y nacionalista de nuestra historia insurgente, haciendo uso de la fuerza que a la acción del Estado le confiere el hecho de su alianza con el movimiento obrero organizado, reafirmando el carácter rector del Estado sobre la economía y aplicando los preceptos que en bien de la justicia social y la soberanía marca la Constitución, el presidente decretó la nacionalización de la banca y el control de cambios y restituyó el derecho de los trabajadores bancarios a su sindicalización.
Después, notando que con aquella deliberación se había hecho Máximo muy terrible, áspero y cruel, en el mayor aprieto y angustias que le causaban sus cuidados, no acudió a las curiosidades sacrílegas e ilícitas; antes, por el contrario, envió su embajada a un santo varón que habitaba en el yermo de Egipto, llamado Juan, el cual, por la fama que corría de él, entendía que era siervo muy estimado de Dios, y que tenía espíritu de profecía, de quien tuvo aviso cierto de que vencería a su enemigo; luego, habiendo muerto al tirano Máximo, restituyó al joven Valentiniano, con una reverencia llena de misericordia, en la parte de su Imperio de que le habían despojado.