restaurante

(redireccionado de restaurantes)
También se encuentra en: Sinónimos.

restaurante

s. m. COCINA, COMERCIO Establecimiento público de cierta categoría donde se sirven comidas y bebidas para ser consumidas en el mismo local fuimos a cenar a un restaurante japonés.
NOTA: También se escribe: restaurant, restorán

restaurante

 
m. Establecimiento donde se sirven comidas.

restaurante

(restaw'ɾante)
sustantivo masculino
establecimiento de cierta categoría donde se preparan y se sirven comidas y bebidas Hoy comeremos en un restaurante italiano.
Traducciones

restaurante

restaurant, cafe

restaurante

restaurant

restaurante

מסעדה

restaurante

restaurant

restaurante

酒家, 餐馆

restaurante

مَطْعَم

restaurante

restaurace

restaurante

restaurant

restaurante

ravintola

restaurante

restoran

restaurante

レストラン

restaurante

식당

restaurante

restaurant

restaurante

restauracja

restaurante

restaurante

restaurante

ресторан

restaurante

restaurang

restaurante

ร้านอาหาร

restaurante

restoran

restaurante

nhà hàng

restaurante

Ресторант

restaurante

餐廳

restaurante

SMrestaurant
Ejemplos ?
Ahora se dice que si empezamos por ahí terminamos por allá; claro, de todas maneras hay que tratar de hacer alguna crítica, pero la gran realidad es que es muy fácil escribir en un despacho, olvidándose de que hay aquí de medio millón a un millón de desempleados y cientos de obreros que trabajan en los centros de diversión: en los cabarets, en los casinos, en los restaurantes, en los hoteles—, porque yo me encontraba al obrero de hotel, y decía: “Oye, esto es un problema, nos vamos a quedar sin trabajo, no hay turistas.” Y el otro decía: “Oye, esto es un problema.” Todos, miles de obreros me planteaban, llenos de angustia, el problema.
Por eso yo digo que en las playas vamos a organizar restaurantes administrados allí por instituciones como, por ejemplo, los gastronómicos, durante los meses de verano.
El registro de instrumentos o útiles de trabajo deberá hacerse siempre que el trabajador lo solicite; V.- Mantener el número suficiente de asientos o sillas a disposición de los trabajadores en las casas comerciales, oficinas, hoteles, restaurantes y otros centros de trabajo análogos.
Por ejemplo: mantener en casa un clima de discusiones establecer situaciones de competitividad buscar culpables en lugar de buscar soluciones insistir en que es necesario saber "quien tiene la culpa" reñir o chillar por que ya está hecho usar la disciplina como un castigo (cuando lo ideal es que los niños aprendan a respetar la disciplina, no a odiarla, que es lo que pasará si se les amenaza con ella emplear cualquier tipo de amenaza o admonición para hacerles obedecer demostrarles que cuando nos enfadamos conseguimos lo que queremos (en tiendas, restaurantes...
¿Por qué los gabinetes reservados de los restaurantes, los salones públicos de baile y otros análogos establecimientos que tanto abundan aquí, han de ser para nosotros la norma de esta civilización, y no los grandes monumentos, las innumerables bibliotecas, las galerías artísticas, los establecimientos de Beneficencia, los colegios donde se convierten en hombres útiles a sus semejantes seres privados por la Naturaleza del más importante de sus miembros o de sus sentidos; las sabias academias científicas y tantas otras pruebas de sana civilización como puede ver, siquiera en sus consecuencias, cualquiera que mire a París con ojos de buena fe?
PIB por habitante: US$6.000 Silvicultura, agricultura y pesca (6% del PIB): Productos --trigo, papas, maíz, remolacha azucarera, cebollas, frijoles, frutas, ganado, pesca. Comercio (8% del PIB): ventas, restaurantes, hostelería.
Sonaba en los restaurantes el taponazo del champaña, perseguíanse por entre los frondosos bosquecillos estudiantes y estudiantas, la alegre juventud del barrio Latino, enardecida por la decoración idílica que prestaban las arboledas a sus amores urbanos, abrigados durante la semana por los techos en pendiente de las guardillas.
Igualmente tuvimos niveles récord de construcción de viviendas, de ventas del comercio y restaurantes, de asistencia a espectáculos culturales y deportivos y de adquisición de computadores, electrodomésticos y línea blanca.
Y a un lado ves esas dos misceláneas: "Las mellizas", compiten por ganarse la voluntá de la clientela y tres enormes restaurantes que con el bullicio de sus sinfonolas no dejan dormir al desvelado vecindario a ninguna hora del día y de la noche...(¡Je, je, je, je!).
Los hombres del campo, en sembradíos, bosques y minas; los de la ciudad, en fábricas, oficinas y talleres, los técnicos e intelectuales, en escuelas, laboratorios, hospitales y bibliotecas; los miembros de las fuerzas armadas, en tierra, mar y aire: los inversionistas y dirigentes de empresas; los que prestan servicios a los viajeros, en hoteles, restaurantes y centros de esparcimiento...
formidable, y tiene ideas muy geniales sobre construcciones. Y allí estarán también los restaurantes, funcionarán. Aquí lo público parece malo, inmoral.
Estamos muy alarmados los ciudadanos por la ola delictuosa, porque nos asaltan en cualquier lugar, en las casas, en las calles, en los restaurantes, en las iglesias, en los autobuses, en las ciudades y fuera de las ciudades.