responsorio

responsorio

s. m. RELIGIÓN Oración en versículos que se dice después de las lecciones en los maitines y después de las capítulas de otras horas.

responsorio

 
m. liturg. Conjunto de ciertas preces y versículos que se dicen en el rezo después de las lecciones en los maitines y después de las capítulas de otras horas.

responsorio

(respon'soɾjo)
sustantivo masculino
religión rezos que se dicen por los difuntos rezar un responsorio por un muerto
Traducciones

responsorio

response

responsorio

responsorio

responsorio

SMresponse
Ejemplos ?
Antiguamente, en el canto romano, el Aleluya pertenecía a esta categoría. Responsorio: en este tipo de salmodia un solista o grupo pequeño de lectores-cantores enuncian una serie de versículos o de paráfrasis estróficas, leídos (canto ecfonétco) o cantados, y luego los asistentes vocalizan una breve respuesta en forma de trino, la cual usualmente es derivada del último sonido descrito por el o los solistas.
Por su forma de interpretación los cantos suelen ser clasificados en tres categorías: De estilo directo: son cantados íntegramente por el o los mismos cantores, sea un solista o un coro. Responsoriales: el coro responde (responsorio) con una especie de estribillo al canto del solista.
En lugar del salmo asignado en el leccionario pueden cantarse también o el responsorio gradual del Gradual romano o el salmo responsorial o el aleluyático del Gradual simple, tal como figuran en estos mismos libros.
"Onne homo ad alta voce laudi la vera croce" (Lauda XXV) - 7'44 Déposition de la croix:9. "Media vita" (Responsorio) - 5'48 Adoration du tombeau:10.
RL 12 Tercera Lamentación del Miércoles Santo, 1838, RL 13 Primera Lamentación del Jueves Santo, 1838, RL 14 Segunda Lamentación del Jueves Santo, 1838, RL 15 Tercera Lamentación del Jueves Santo, 1838, RL 16 Primera Lamentación del Viernes Santo, 1843, RL 17 Segunda Lamentación del Viernes Santo, 1843, RL 18 Tercera Lamentación del Viernes Santo, 1843, RL 19 Libera me Domine, (s.a.), RL 20 Nona de la Ascensión, 1837-1842, RL 21 Oficio de difuntos, 1819, RL22 Parce mihi, 1819, RL 23 Responsorio de reyes, 1817, RL 24 Salve a 4 y a 8, 1818, RL 25 Stabat mater, 1823, RL 26 Stabat mater a 5 voces, 1842, RL 27 OBRAS EN LENGUA VULGAR O!
Entre sus obras litúrgicas se citan la Misa nombrada de rezos, algunos himnos de vísperas y maitines de Navidad, como el Venite adoremos, los pastores, los motetes de Adviento y Cuaresma, y el Pro quarumque necesítate; un responsorio final de difuntos, el Christus factus est pro nobis de los maitines de Semana Santa, etc.
Sus nombres a menudo eran indicativo de quién se encargaba de cantarlo: el coro de niños, el diácono, los subdiáconos, u otros miembros de la comunidad. Un responsorio consistía en un estribillo llamado responso, un verso, y la repetición de una versión extendida del responso.
Es muy famoso su Officium Defunctorum (1603), escrito a seis voces y el cual contiene la Missa Pro Deffunctis, un Motete, un Responsorio y una Lección; esta obra publicada en 1605, fue compuesta para las exequias de la Emperatriz María, hermana de D.
Durante este período compone Canciones, Arietas y Nocturnos para 1, 2 y 3 voces con acompañamiento de piano, arpa o guitarra, música instrumental de salón para flauta y piano, Oberturas para orquesta y algunas importantes obras de música religiosa: Misas, el Responsorio de Maitines de Reyes y el Oficio y Misa de Difuntos.
Antiguamente se recitaba en las completas sólo desde el primer domingo de Adviento hasta la Fiesta de la Candelaria o fiesta de la purificación de la Virgen (2 de Febrero). Dependiendo de la época, se añaden las siguientes combinaciones de un versículo y responsorio.
El Oficio defunctorum consta de 1 invitatorio con su salmo, 9 antífonas, 5 lecciones, 1 responsorio, el Cántico de Zacarías y el Requiescant in pace, Amen.
Agobardo (779), en su Liber de Correctione Antiphonari, criticando las prácticas profanas y herejes, menciona:: … nadie debe atreverse a cantar en la iglesia melodías de responsorio y antífona con textos que no sean de la Biblia… Las antífonas se recopilaron inicialmente en los libros de salmos, salterio y de cánticos; un ejemplo es un códice de la Biblioteca del Monasterio del Escorial, del s.