respiradero

(redireccionado de respiraderos)

respiradero

1. s. m. Abertura o conducto por donde entra o sale el aire por suerte, el gas salió por el respiradero de la cocina.
2. CONSTRUCCIÓN Abertura de las cañerías para dar salida al aire.
3. Descanso en un trabajo los peones se tomaban un respiradero a media mañana. respiro
4. coloquial Órgano o conducto de la respiración tengo el respiradero mal de tanto tabaco.
5. CONSTRUCCIÓN Lumbrera, ventana por donde entra la luz y el aire. tronera

respiradero

 
m. Abertura por donde entra y sale el aire.
Lumbrera, tronera.
Ventosa de una cañería.
anat. Órgano o conducto de la respiración.

respiradero

(respiɾa'ðeɾo)
sustantivo masculino
1. espacio abierto por donde el aire entra y sale de un lugar cerrado Aunque la habitación no tenía ventanas, tenía un respiradero en un costado
2. construcción orificio de las cañerías para que el aire pueda salir el respiradero del lavabo
3. construcción abertura del techo o en lo alto de una habitación para que entre luz y aire La luz matinal que entraba por el respiradero lo despertaba cada mañana.
4. órgano de la respiración Tengo el respiradero tapado por el resfrío.
Traducciones

respiradero

respite, vent

respiradero

SM
1. (Téc) → vent, valve
2. (fig) (= respiro) → respite, breathing space
Ejemplos ?
El paso lleva un llamador que presenta un roleo en el que se aprecia un querubín tenante con cartela y escudo de la hermandad, obra de Jesús Domínguez Vázquez (1981). Además, lleva candelabro de guardabrisas, con respiraderos dorados por Antonio Sánchez González en 1974.
El carro lleva cuatro depósitos de combustible, con una capacidad total de 1160 litros, por lo que puede alcanzar una autonomía máxima aproximada de unos 400 km por carretera.La rejilla de salida del aire de refrigeración sobresale bastante por encima de la sección superior de la plancha trasera, siendo reforzada después de haber sido construidos 28 vehículos. Las rejillas de escape, llevan varillas verticales, encontrándose a izquierda y derecha de los respiraderos de ventilación.
Estas ciudades subterráneas estaban construidas de varios niveles (la ciudad de Kaymaklı tiene nueve subterráneos, aunque solamente cuatro están abiertos al turismo, y el resto están reservados para investigación arqueológica y antropológica), y estaban equipadas con respiraderos, caballerizas, panaderías, pozos de agua, y lo necesario para albergar poblaciones que podían llegar hasta 20.000 habitantes.
El palio es de estilo neobarroco, con respiraderos rectilíneos, molduras y pilastras de ornamentación vegetal y paños de casetones llevando en el centro cartelas.
Presenta tres picachos o respiraderos notables, conocidos con los nombres del Rucu-Pichincha o Pichincha Viejo, el Guagua-Pichincha o Pichincha Niño, y el Cundor-Guachana o Nido de Cóndores.
Y a falta de árboles, trascienden los buñuelos de las freidurías, la ropa de las mujeres, el cuero flamante de los arneses de los caballos, los respiraderos de las cocinas...
En un furgón cerrado, en unas estrechas ventanas altas o respiraderos, vislumbraron los hermanos gemelos cabezas de vacas que, pasmadas, miraban por aquellos tragaluces.
Ella ciertamente pugna por elevarse con el tronco recto, pero de las rodillas la juntura rígida está y un frío por sus uñas resbala y palidecen, perdida la sangre, sus venas; y como un malo, incurable cáncer anchamente suele 825 serpear e ilesas a las viciadas añadir partes, así un letal invierno poco a poco a su pecho llega y las vitales vías y los respiraderos cierra, y ni intentó hablar ni si intentado lo hubiera de voz tenía camino: una roca ya su cuello poseía 830 y su cara se había endurecido y estatua exangüe sentada estaba; y no piedra blanca era: su mente la había inficionado a ella.
Pues si ella es un ser que alienta, la tierra, y vive y tiene respiraderos que llama exhalan por muchos lugares...
Sobrepuesto a este escudo, una imagen de madera policromada con la efigie de la Virgen de los Reyes, obra de Sebastián Santos de 1954. Respiraderos.
El paso de Cristo, realizado entre los años 1881 y 1902, es de estilo neobarroco, y de color dorado, siendo iluminado por candelabros de guardabrisas. Los respiraderos se añadieron en 1928.
La talla de la Virgen es de origen anónimo, del siglo XVII, restaurada en 1980 por Luis Ortega Bru. El paso es de estilo neorrenacentista, con respiraderos con escenas grabadas en plata y jarras de plata.