Ejemplos ?
Entonces una se jactaba de este atavío, y ofrecía a las riendas una boca dócil; la otra, al contrario, respingaba y de repente con las manos destroza los arreos del carro, lo arrastra con violencia a pesar de las riendas, y finalmente rompe por el medio el yugo.
En tanto que empujaba el caldo con cuidado, la sobrina gozosa respingaba sobre el cañón de su galán armado, y la vieja, notando el movimiento, la dijo: -¿Ves como te dan contento las lavativas, y que no te asustan?
¡Si llora usted más perdemos las amistades...! -Mañana tendrá usted el chocolate a punto -respingaba con aspereza la vieja. -¡Si no es por el chocolate, mujer!...