Ejemplos ?
Quisieron mis hados, o por mejor decir mis pecados, que una noche que estaba durmiendo, la llave se me puso en la boca, que abierta debía tener, de tal manera y postura, que el aire y resoplo que yo durmiendo echaba salía por lo hueco de la llave, que de canuto era, y silbaba, según mi desastre quiso, muy recio, de tal manera que el sobresaltado de mi amo lo oyó y creyó sin duda ser el silbo de la culebra; y cierto lo debía parecer.
Algunos otros síntomas de la sobredosis son: falta de energía dificultad para respirar resoplo (respiración con silbido inusual) frecuencia cardíaca lenta desmayos inflamación de las manos, pies, tobillos o piernas aumento de peso inusual temblores mareos frecuencia cardíaca más rápida que lo normal transpiración o confusión visión borrosa cefalea (dolor de cabeza) adormecimiento o cosquilleo de la boca debilidad cansancio excesivo palidez hambre súbita, (usa Macromedia Flash).