resentimiento

(redireccionado de resentimientos)
También se encuentra en: Sinónimos.

resentimiento

1. s. m. Acción y resultado de resentirse.
2. Sentimiento de hostilidad o aversión hacia la persona de que se ha recibido algún daño pude percibir resentimiento en tus palabras . rencor, resquemor

resentimiento

 
m. Acción y efecto de resentirse.

resentimiento

(resenti'mjento)
sustantivo masculino
sentimiento de hostilidad o aversión hacia la persona que ha causado un daño El resentimiento lo empuja a ser desagradable con los responsables de su desgracia.
Sinónimos

resentimiento

sustantivo masculino
queja, escozor, resquemor, rencor.
Estos cuatro sinónimos forman una serie intensiva.
Traducciones

resentimiento

resentment, smart

resentimiento

ressentimento

resentimiento

ressentiment

resentimiento

טינה

resentimiento

분노

resentimiento

förbittring

resentimiento

SM (= rencor) → resentment; (= amargura) → bitterness
Ejemplos ?
He encontrado, además, todos los resentimientos de los heridos por el ejercicio que del poder hice en mi mandato, así fuera haber formado valla de aplausos para que en medio de ella pasara; más los periodistas a quienes «se las iba a pagar».
Porque no se trata de imponer una ley a la fuerza, porque se puede imponer, sino de persuadir, que es una necesidad, para que haya el menor número de resentimientos, para que todos nos ayuden.
Antes de que el general Tapia tomara esta actitud y que Melchor Ortega regresara al país, después de su viaje a San Diego, Cal., Estados Unidos, en donde visitó al general Calles, se creía que la labor de oposición que venían haciendo varios amigos del general Calles se debía a sus propios resentimientos y ambiciones políticas, pero con la labor ya definida que está realizando el general Tapia, los partes son en el sentido de que obedece instrucciones del general Calles.
A pesar de nuestros justos resentimientos contra los inicuos españoles, nuestro magnánimo corazón se digna, aún, a abrirles por última vez una vía a la conciliación y a la amistad; todavía se les invita a vivir entre nosotros pacíficamente, si detestando sus crímenes y convirtiéndose de buena fe, cooperan con nosotros a la destrucción del gobierno intruso de la España y al restablecimiento de la República de Venezuela.
En efecto, obtenido, pensó en retirarse; pero ciertos resentimientos con el Duque de Náxera le metiéron en una guerra odiosa, que costó mucha sangre á las dos familias, y se lo estorbaron; y la muerte del Rey, que sobrevino, le empeñó de nuevo, y cambió sus miras.
Es difícil zaherir los errores de los hombres sin granjearse enemigos; porque rara vez el que los padeció tiene suficiente desprendimiento para separarse de ellos sin vengarse, o generosidad bastante para hacer en las aras del bien público el sacrificio de su amor propio y de sus mezquinos resentimientos personales.
A tal nombre sus agravios, todos sus resentimientos, todos los años perdidos y todos sus planes nuevos el genovés olvidando, abre palpitante el pecho a tan vehemente esperanza, a porvenir tan risueño, que le parece aquel paje ángel bajado del cielo, y en éxtasis delicioso queda inmóvil y suspenso.
Vibra y se agita una voluntad perversa en nuestra patria, antítesis regresiva de nuestro devenir histórico, morbo que amenaza con la destrucción y el odio, y que aconseja sin embozo ser cautos como palomas y astutos como serpientes para asaltar el Poder en el momento más propicio, y sacia sus resentimientos y venganzas conforme a sus premeditadas listas negras; porque, torpes manoseadores de los fundamentos de la Revolución y de las reivindicaciones proletarias, que no entendieron ni sintieron, atribuyen a los llamados líderes, lo que no es sino la expresión de las angustias colectivas, lo que no es, sino la expresión de las contradicciones económicas de la sociedad actual, lo que no es, sino la expresión de un momento de la Historia.
No sería a la falta de respeto que implica la proposición del Ejecutivo: Unir la falta de respeto de este poder, al aprobar aquí, no sé en aras de qué necesidad política, esta adición, me parece que se está cometiendo un grave error político, se está faltando al respeto a los trabajadores, pero aún más: Se está limitando gravemente la posibilidad de que quienes van a manejar miles y miles de millones del pueblo de México nazcan a la organización sindical con vicios de origen y con resentimientos producto de la imposición que se les quiere hacer y en la cual, desde luego, se nos quiere hacer participar.
A la juventud le pido el mérito de la esperanza que significa y me comprometo a transformar en confianza; le pido la audacia de su voluntad y que mantenga y engrandezca la libertad para poder inventar su futuro. A los pesimistas, que depongan sus resentimientos y su cólera para no viciar su inteligencia.
Pero el que no está enamorado, y que debe a la estimación que inspiran sus virtudes los favores que desea, no se cela de aquellos que viven familiarmente con su amigo; aborrecería más bien a los que huyesen de su trato, porque vería en este alejamiento una señal de desprecio, mientras que aplaudiría todas aquellas relaciones, cuyas ventajas conociese. Parece natural, que dadas estas condiciones, la complacencia afiance la amistad, y que no pueda producir resentimientos.
El manifiesto de las izquierdas no señala sino una previa época de tránsito, en que la masa fuerte, numerosa, de los partidos proletarios de combate convida benévolamente a unos cuantos burgueses, más o menos resentidos, para que figuren en la candidatura; y como sabe que los va a desbordar pronto, como sabe que no son sino unos mandatarios interinos, les deja el último goce de que se desahoguen un poco en la sustanciación de sus pequeños resentimientos.