resentido

(redireccionado de resentida)
También se encuentra en: Sinónimos.

resentido, a

adj./ s. Que tiene resentimiento o rencor hacia una persona todavía está resentido por lo que le dijiste. dolido, ofendido

resentido, -da

 
adj.-s. Díc. de la persona que guarda algún resentimiento.

resentido, -da

(resen'tiðo, -ða)
abreviación
persona dulce que muestra resentimiento hacia alguien o algo Desde que murió su esposa se muestra resentido y enojado con todos.
Sinónimos
Traducciones

resentido

resentful, sore

resentido

zatrpklý

resentido

forurettet

resentido

verärgert

resentido

närkästynyt

resentido

kivan

resentido

憤慨した

resentido

분개하고 있는

resentido

krenket

resentido

dotknięty

resentido

ressentido

resentido

förbittrad

resentido

ซึ่งไม่พอใจ

resentido

içerlemiş

resentido

đầy ghen ghét

resentido

怨恨的

resentido

/a
A. ADJ
1. (= disgustado) → resentful
aún está resentido porque no le felicitastehe still feels resentful that you didn't congratulate him, he still resents the fact that you didn't congratulate him
2. (= dolorido) → painful
aún tiene la mano resentida por el golpehis hand is still painful o hurting from the knock
B. SM/F es un resentidohe has a chip on his shoulder, he is resentful
Ejemplos ?
Sin embargo, Carlos X, presionado por los ricos terratenientes, cuya economía no se encontraba tan resentida, mantuvo las tarifas.
Por un lado vemos la imprudencia y la pasión de Miss Quentin, heredada de su padre y de su abuelo (el lado Compson) por otro lado, el implacable cinismo de Jason, heredado de su resentida madre.
Si bien el matrimonio era afectivo, Marie se mostraba resentida por las constantes ausencias de Fauré, su vida doméstica —«horreur du domicile»— y sus amoríos, mientras ella permanecía en casa.
En regiones donde los desempleados no tienen cobertura por desempleo, la salud de estas personas se ve resentida, con mayor incidencia en personas con tratamientos o familiares de éstos, donde deben ser medicamentados.
Cuando Hikari llega a su casa y se hacen obvios los sentimientos entre ambos, comienza a sentirse cada vez más resentida contra la muchacha, quien no tiene problemas para demostrar su amor por Takeru pero a la vez siente gran cariño por Mari.
Apenas se repuso de su herida, continuó la campaña hasta su conclusión. No obstante, su salud quedó resentida. El 4 de agosto del mismo año fue ascendido, por su comportamiento ejemplar, a ayudante mayor.
Desde 1998 participó esporádicamente en festejos y corridas de toros en plazas de España y América, en los que obtuvo reconocimientos y galardones a pesar de que su salud estaba resentida por los efectos de su tabaquismo.
Estos años son los que consagraron a Antoñete como máxima figura del toreo, que logró triunfar con una salud resentida, sin cintura y a una edad insólita (pasados los 50 años), gracias a una depuradísima técnica y a un profundo conocimiento de los toros: En 1985 anunció de nuevo su retirada, aunque vuelve a vestirse de luces en 1987 manteniéndose activo hasta 1997, cuando nuevamente anunció su retiro definitivo, con diversas idas y venidas, que no hicieron sino prolongar su declive, muy lejos del nivel de su quinquenio glorioso en los primeros años ochenta.
Es una de las hijas más tranquilas, trata de no meterse en problemas con su madre, pero por dentro siente un gran vacío y una gran añoranza por algún día conocer a hombre y salirse de esa casa. Martirio (24 años): Es una mujer resentida de la vida y llena de pensamientos turbios.
También publicó La Voz del Silencio, un libro poético que pertenece al Libro de los Preceptos de Oro, que había memorizado mientras estaba viviendo en un monasterio lamaísta tibetano y que fue traducido a la lengua portuguesa por el escritor, poeta y estudioso del esoterismo Fernando Pessoa. Según los testigos de la época, Blavatsky trabajó incesantemente en sus proyectos, con su salud seriamente resentida.
Pero su salud, cada vez más resentida, apenas le permite consagrarle esfuerzo a obras ambiciosas como: “Miranda en la Carraca” (1896), que representa a Francisco de Miranda preso en el Arsenal de La Carraca en San Fernando, Cádiz, en donde murió en 1816.
Blanche no tenía buena relación con sus dos hijas. Rebecca estaba resentida con ella por oponerse a que dejara el colegio para convertirse en modelo en París.