reseco

reseco, a

1. adj. Que está demasiado seco tengo la boca reseca; el pan de ayer está reseco.
2. Que está muy delgado con tanto régimen te has quedado reseca. flaco, resequido
3. s. m. Parte de cera que se queda sin melar.
4. BOTÁNICA Parte seca de un árbol o arbusto.

reseco, -ca

 
adj. Demasiado seco.
Seco, flaco.
Entre colmeneros, parte de cera que queda sin melar.

reseco, -ca

(re'seko, -ka)
abreviación
1. cosa húmedo que está muy seca pan reseco, piel reseca
2. persona, animal gordo que está muy flaco Solo conservaba unos caballos resecos y viejos en su propiedad.
Traducciones

reseco

ADJ
1. (= muy seco) → very dry, too dry
2. (= flaco) → skinny, lean

reseco-a

a. dried up; parched.

reseco -ca

adj dry, dried, dried out
Ejemplos ?
En ciertos puntos existen planicies que separan a las montañas,si su suelo está cubierto principalmente por lodo reseco tales planicies reciben el nombre de "barreales" (muchas veces en la parte más deprimida de estos campos o cuencas existen salares) o "llanos"; si las planicies son elevadas y no demasiado extensas reciben el nombre de "pampas".
Pero el pellejo descarnado, flaco y liviano, de lanita corta y rala, de la oveja vieja que, por ignorancia criolla, no se ha decidido el pastor a aprovechar, cuando todavía le hubiera podido suministrar buena carne, y que ha dejado morir de senectud, haciéndola faltar a su misión en la tierra; el cuerito del borrego consumido por la lombriz, con su lanita flaca, blanca y liviana como nieve, con su cutis descolorido, que suena cuando lo tocan, pergamino sin valor, quebradizo y reseco...
Faltaba en aquel concierto la nota cariñosa de la abuela: Alberto había perdido a sus padres tiempo hacía; Ester era hija de primeras nupcias; pero su padre (Pepito, que le decían sus dos nietos) amaba él solo a Blanca por los otros abuelos que faltaban. IV Se ha dicho que los matemáticos, a fuer de imbuídos en abstracciones numéricas, tienen carácter reseco y enfadoso.
después, se agarraba a los barrotes de una escala de hierro y comenzaba a ascender hacia un punto donde el hedor se hacía aún más intenso. De pronto sintió un soplo de aire caliente y reseco.
Y llena de viveza y de júbilo me incorporo, cruzo las manos, alzo los ojos al cielo, y voy derecha a la santa, sobre cuya frente, de reseco marfil, clavo con avidez la boca...
Y don José López y González, señor y dueño de las diez leguas cuadradas de campo pelado, sin población, cultivo ni bosques, que rodean su rancho de barro y paja, azota al caballo para irse ajuntar con su gente, y apurar el trabajo, deseoso de hacerle el gusto a la señora, con quien comparte el odio que, cocinera puntual, le tiene al puchero recocido y al asado reseco...
Por charlas oídas a las doncellas primero, a las monjas después, sabía que doña Rafaela usaba, pegado a la carne, un rallo de hojalata, un cinturón de martirio; que se pasaba días enteros sin más alimento que un reseco mendrugo y un sorbo de agua pura.
En el aire reseco, flota miel diluída, De los árboles bajan zumos de primavera, La sangre de los troncos su subida acelera. La abeja soberana va a quitar una vida.
El destripado mercenario cayó desde su silla y se derrumbó hacia la pampa polvorienta, regando el polvo reseco con las gotas carmesíes del fluído vital que se le escapaba.
Cuando un pene no circuncidado está erecto durante el coito, los pequeños desgarros en la superficie interna del prepucio entran en contacto directo con las paredes vaginales, proporcionando una vía para la transmisión.Si embargo no está demostrado que estos desgarros ocurran o en caso de ocurrir estén relacionados con el hecho de que el individuo este sin circuncidar, de hecho hay estudios que indican que los desgarros son más frecuentes en hombres cicuncidados por tener menos tejido y más reseco, sin la elasticidad propia del prepucio.
Un cómico de repetición implica que alguien (normalmente Mousse) insulta a Cologne llamándala con un nombre irrespetuoso (por ejemplo, Caballa Loca, Misteriosa Momia, Vieja Vampiro, Mono Reseco, etc), que es rápidamente seguido por Cologne golpeándolo en la cabeza con de su bastón, incluso si está bien fuera de su alcance.
- Año 1941: La “Cuadrilla de los veintitrés”, se hacían acompañar de dulzaineros - Año 1943 y 1947: Panda del “Reseco”, nombre que volverá a ser utilizado por otro grupo de amigos que perdura en nuestros días.