reseco

(redireccionado de reseca)

reseco, a

1. adj. Que está demasiado seco tengo la boca reseca; el pan de ayer está reseco.
2. Que está muy delgado con tanto régimen te has quedado reseca. flaco, resequido
3. s. m. Parte de cera que se queda sin melar.
4. BOTÁNICA Parte seca de un árbol o arbusto.

reseco, -ca

 
adj. Demasiado seco.
Seco, flaco.
Entre colmeneros, parte de cera que queda sin melar.

reseco, -ca

(re'seko, -ka)
abreviación
1. cosa húmedo que está muy seca pan reseco, piel reseca
2. persona, animal gordo que está muy flaco Solo conservaba unos caballos resecos y viejos en su propiedad.
Traducciones

reseco

ADJ
1. (= muy seco) → very dry, too dry
2. (= flaco) → skinny, lean

reseco-a

a. dried up; parched.

reseco -ca

adj dry, dried, dried out
Ejemplos ?
La piel parecía adelgazada y a punto de ceder, de tensa. Quiso llamar a su mujer, y la voz se quebró en un ronco arrastre de garganta reseca.
Con la sed de ternura que la alfombra se reseca su vida fantasía mas la cruz que la azota y la vacía la conforta en un llanto que la escombra.
En Erdosain el odio antiguo exasperado por la humillación reciente se convertía ahora en un motivo de júbilo cruel y con la voz temblorosa en la garganta, reseca la boca de rencor, exclamó: –¿Qué te interesa a vos?
¡Voluntarias las lomas del Salado!, en las cercanías de Chascomús, donde, ni en tiempo de sequía, dejan de engordar las ovejas, con la sola brusquilla reseca del trébol quebrajeado; donde, con la menor agüita, vuelven a brotar, en una noche, las semillas desparramadas de los pastos, cubriendo en seguida de verde alfombra la tierra desnuda.
Nada más tétrico que esa desolada llanura, reseca y polvorienta, sembrada de pequeños montículos de arena tan gruesa y pesada que los vientos arrastraban difícilmente a través del suelo desnudo, ávido de humedad.
Entonces fue cuando Chicomecoatl comenzó a castigar a la humanidad que habitaba en esa cuarta época haciendo que la tierra se volviera reseca, estéril, sin fruto.
En las partes bajas conservábase algún resto de humedad donde crecían pequeños arbustos espinosos y uno que otro manojo de yerba reseca y polvorienta.
La ventana se abre lenta al aire seco que reseca a cada soplo mi esperanza y en el cuarto de un motel desmemoriado, recuerdo nuestra flor… tan mañanera.
VI Sombra de su propia sombra lo acorrala y lo cabalga, lo desboca y lo refrena, lo acaricia y lo desgarra. Llanto de su propio llanto lo humedece y lo reseca, lo llovizna y lo enarena, lo consume y lo gotea.
Bebedor y holgazán, mujeriego, timbista y perdido como era su Frutos, alias Verderón, siempre acompañaba y traía a casa una corteza de pan... Corteza escasa, reseca, insegura; pero corteza al fin.
VEINTICINCO Un llanto de amor reseca el aire y lo diluye entre las tierras huecas de un suspiro donde se engendran esperanzas ruecas de tejer otros olivos.
Y la selva se fue transformando, explotada con juicio, dando para el presente sin sacrificar el porvenir; la llanura, anegada o reseca, se puso en condiciones de ser saneada o regada y dio los opimos frutos de la región tropical, tan buscados en todo el orbe, y los dio con la misma abundancia que da el trigo la tierra fértil, en las regiones templadas.