Ejemplos ?
El periódico falangista Arriba decía el 18 de abril de 1935: «El monstruo financiero está hincando sus garras en la economía nacional. SEPU, la gran empresa judía, sigue explotando repugnantemente a sus empleados y hundiendo cada día más al pequeño comercio».
No lejos del caballo, sobre la arena, completamente dormida, se veía una boa constrictor. El vientre de la boa, cubierto de escamas negras y amarillas, aparecía repugnantemente deformado en una gran extensión.
Rosaura había tenido un romance hace varios años atrás con Ignacio, cuando eran adolescentes, y de cuyo idilio nació una niña que la misma Rosaura dejó en las puertas de la casa Arocha para que fuera criada como miembro de la familia; esa niña era Isabel "Chabelita", una jovencita de 16 años, mimada y repugnantemente malcriada que odiaba a Rosaura pero adoraba a Ignacio sin saber su verdadero origen.