reprobable

(redireccionado de reprobables)
También se encuentra en: Sinónimos.

reprobable

adj. Que puede ser reprobado por considerarse malo todos censuran tu conducta reprobable. censurable, desaprobable, reprochable
Traducciones
Ejemplos ?
Esta actitud del Jefe de la Nación, cuidadosamente mantenida, culminó en la conducta legalista adoptada, al dejar a los únicos órganos que la Constitución capacita para ello, la fundación de juzgar y calificar las elecciones federales, y sobre los resultados de éstas, tanto por lo que se refiere al Poder Legislativo como al Ejecutivo, no obstante las maniobras reprobables del Partido en derrota, que, carente del imperio que otorga la voluntad del pueblo, pretendió atribuirse por sí y ante sí, el triunfo en los comicios, y sustituir en sus funciones a los órganos legislativos y a las demás autoridades que de acuerdo con la ley, tienen jurisdicción en el proceso eleccionario.
El Congreso Federal se solidariza con esa protesta, por cuanto que el atentado de referencia, es un acto que lesiona los sentimientos humanitarios que determinan la concesión del asilo y frustra la protección otorgada al refugiado político de que se trate; y más reprobables aún son tales actos, si en ellos intervienen manos extrañas, que sin consideración alguna faltan al respeto que nuestra Nación merece.
Y de la política humanista, que ha tratado de hacer más hombre al hombre, y que ha hecho de la tolerancia y de la generosidad una virtud que honra y enaltece a usted, como mandatario culto y probo, no sólo han usado ampliamente los enemigos de los intereses históricos del campesino y del obrero, sino que han abusado hasta extremos positivamente reprobables, desvirtuando así el sentido exacto de una conducta magnánima que emergió de la clara conciencia de la responsabilidad que la Nación ha puesto en manos de usted.
Las Comisiones depuradoras, al dirigirse a cualquier autoridad o particular en demanda de informes, deberán hacerles presente la gravísima responsabilidad en que incurren para con Dios y con la Patria ocultando determinados extremos, cuando no, llegando a falsear los hechos, valiéndose de reprobables reservas mentales o sentimentalismos extemporáneos.
Todos sabemos que los locos son internados en razón de un reducido numero de actos jurídicamente reprobables, y que, en ausencia de estos actos, su libertad...
Habríamos, únicamente, de desearles que sueños propios reprobables no les hicieran errar en la estimación de su propia moralidad, tan segura con respecto a otros dominios distintos del onírico.
Junto a muchas noticias muy consoladoras y edificantes sobre la lucha sostenida por sus fieles por causa de la religión, no pudieron pasar en silencio, a pesar de su amor al propio pueblo y a su patria y el cuidado de expresar un juicio bien ponderado, otros innumerables sucesos muy tristes y reprobables.
Creyeron que era el suyo, allí oculto, y para recuperar sin vacilación lo que les pertenecía, llegaron improvisadamente, en apretada tropa. Y sorprendieron a mis dueños en flagrante delito, en medio de sus reprobables torpezas.
Renovemos con ellos, nuestros afanes. (Aplausos.) Esto, señores, estaba escrito desde hace días, antes de últimos y reprobables acontecimientos.
Los delitos de las organizaciones terroristas son particularmente graves y reprobables porque pretenden subvertir el orden democrático y extender el temor entre todos los ciudadanos.
«Comprendemos, en este indiscutible sentido, la palabra de Cristo: `Del corazón vienen malos pensamientos', y no podemos casi defendernos de la convicción de que cada pecado cometido en el sueño trae consigo para nosotros, por lo menos, un oscuro mínimo de culpa.» En los gérmenes de sentimientos reprobables que a título de tentaciones cruzan por nuestra alma en la vigilia encuentra, pues, Hildebrandt la fuente de inmoralidad de los sueños y no vacila en tener en cuenta estos elementos inmorales en la estimación moral de la personalidad.
Torrico instaló un hospital de sangre en el Palacio de la Exposición y, después de las batallas de San Juan (13 de enero) y Miraflores (15 de enero de 1881), organizó la Guardia Urbana Extranjera —pues se cometieron excesos reprobables de toda clase por parte de los soldados en retirada de Miraflores—; fue la única autoridad que, en representación del Estado, y a solicitud del cuerpo diplomático, mantuvo comunicación con los jefes chilenos, para lograr que la ocupación militar de Lima se ajustara a las convenciones vigentes en el mundo civilizado.