reordenación

reordenación

s. f. Acción y resultado de reordenar o reordenarse con la reordenación de fichas no encuentro nada.

reordenación

(reoɾðena'θjon)
sustantivo femenino
acción y resultado de reordenar Los niños empezaron la reordenación de sus dormitorios.
Traducciones

reordenación

riordinazione
Ejemplos ?
Su reproducción permanente o temporal, total o parcial, por cualquier medio y de cualquier forma; II. Su traducción, adaptación, reordenación y cualquier otra modificación; III.
Son bases del régimen estatutario de los funcionarios públicos docentes, además de las recogidas, con tal carácter, en la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública, modificada por la Ley 23/1988, de 28 de julio, las reguladas por esta Ley y la normativa que la desarrolle, para el ingreso, la movilidad entre los cuerpos docentes, la reordenación de los cuerpos y escalas, y la provisión de plazas mediante concursos de traslados de ámbito estatal.
Ante la crisis, México lleva a cabo un sévero esfuerzo de reordenación económica, sus indudables logros merecen el reconocimiento de la opinión internacional, que ha apreciado el valor y la responsabilidad de un pueblo para sujetarse a su propio proyecto de renovación.
Con base en las declaraciones anteriores y en relación con los problemas más urgentes que la población enfrenta, la Cámara de Diputados estima necesaria la formulación de medidas en materia de vivienda, trabajo, salud, uso del suelo y reordenación urbana, tendientes a lo siguiente a) Elaborar un programa de vivienda para los damnificados, procurando mantener la identidad de los barrios urbanos y la relación entre estos y sus habitantes, reconstruyendo las viviendas dañadas, fomentando la autoconstrucción y estableciendo el equilibrio ecológico de un marco de seguridad en el que pueda proporcionarse servicios adecuados.
Hasta que no se reconoció que una reordenación del sistema industrial y social sobre unas bases éticas más elevadas, y para una más eficiente producción de riqueza, era el interés no de una clase, sino igualmente de todas las clases, ricos y pobres, cultos e ignorantes, viejos y jóvenes, débiles y fuertes, hombres y mujeres, no hubo ninguna perspectiva de que pudiese lograrse.
Las decisiones ejecutadas alrededor del Plan Inmediato de Reordenación Económica (PIRE) y del Plan Nacional de Desarrollo (PND) han permitido tener avances importantes: se ha detenido la espiral inflacionaria y se avanza decididamente en el combate a la inflación; la economía ha vuelto a crecer, incluso por encima del aumento demográfico; la tasa de desempleo abierto ha empezado a reducirse por la importante generación de nuestras fuentes de trabajo; las finanzas públicas se han ido saneando, sin desatender en el presupuesto rubros fundamentales del gasto social en educación, salud, alimentación y vivienda; se han restablecido las reservas internacionales y se han renegociado la deuda externa.
Por lo que se refiere a los funcionarios, se hace preciso modificar su clasificación actual, teniendo en cuenta la evolución que ha experimentado en los últimos años nuestro sistema educativo y en previsión, particularmente, del proceso abierto de reordenación de los títulos universitarios.
Pongo en marcha un Programa Inmediato de Reordenación Económica cuyos objetivos centrales son combatir a fondo la inflación, proteger el empleo y recuperar las bases de un desarrollo dinámico, sostenido, justo y eficiente.
Afloraron, ciertamente, con las reivindicaciones constitucionalistas y con la Carta de Querétaro, las grandes demandas de los campesinos y de los obreros; pero no podía detenerse -como pasa normalmente en la vida social-, una gran transformación general del país, a meros marcos intelectuales o teóricos que supuestamente hubieran previsto una reordenación planificada de México.
Simultáneamente, exigiremos a los administra dores y pediremos a los trabajadores de las empresas públicas compromisos explícitos de eficacia y productividad. Esta debe ser su contribución a la indispensable reordenación económica en la que debemos comprometernos todos los mexicanos.
Asimismo, las funcionarias víctimas de violencia sobre la mujer, para hacer efectiva su protección o su derecho de asistencia social integral, tendrán derecho a la reducción de la jornada con disminución proporcional de la retribución, o la reordenación del tiempo de trabajo, a través de la adaptación del horario, de la aplicación del horario flexible o de otras formas de ordenación del tiempo de trabajo que sean aplicables, en los términos que para estos supuestos establezca la Administración Pública competente en casa caso.
Cuando se trate de una base de datos a la que hace referencia el artículo 12 de la presente Ley se considerará también transformación, la reordenación de la misma.