renuncio


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con renuncio: renunciar

renuncio

1. s. m. JUEGOS Falta que se comete en algunos juegos de cartas al no seguir el palo que se juega cuando se tienen cartas del mismo y es obligado hacerlo.
2. Mentira o contradicción en que se coge a una persona es fácil pillarle en un renuncio porque es muy mentiroso. falacia
Sinónimos

renuncio

sustantivo masculino
Traducciones

renuncio

SM
1. (Naipes) → revoke
2. (= mentira) coger a algn en un renuncioto catch sb in a fib, catch sb out
Ejemplos ?
Contador Juez Oficial de la Real Hacienda de Su Majestad en esta Ciudad de San Francisco del Quito y su provincia, doy fe que Lorenzo Bances de León, Escribano Publico y Cabildo, Minas y Registros de la Ciudad de Santiago de Guayaquil, pagó en esta Real Caja de Su Majestad el derecho de Media Anata del dicho oficio como consta de la partida del tenor siguiente: En diez y siete de Junio de este año entraron en la Real Caja a cargo del dicho Tesorero ciento y treinta y tres pesos de a ocho y tres reales que pagó Lorenzo Bances de León, Escribano Público y Cabildo, Minas y Registros de la Ciudad de Guayaquil, que los debía del derecho de Media Anata del dicho su oficio que le renuncio Fermín de Asiayn (de) cuyo (título) era (propietario)...
La carta decía así: «Blanca mía, después de un año de crueles, pero merecidos sufrimientos, soy libre. No renuncio a tu amor, sin él no puedo vivir y espero me perdones.
«Y si no, aquí estoy yo -seguía pensando Víctor, pero esto más piano para no oírse a sí mismo, si era posible-; aquí estoy yo, que no seré genio, pero soy algo, y renuncio también a la cartera, a la gloria que empezaba a sonreírme, aunque buenos sudores y berrinches me costaba».
Así transcurrió el espacio de tres años; la historia del Mal caballero, que sólo por este nombre se le conocía, comenzaba a pertenecer al exclusivo dominio de las viejas, que en las eternas veladas del invierno las relataban con voz hueca y temerosa a los asombrados chicos: las madres asustaban a los pequeñuelos incorregibles o llorones diciéndoles:, cuando he aquí que no sé si un día o una noche, si caído del cielo o abortado de los profundos, el temido señor apareció efectivamente y, como suele decirse, en carne y hueso, en mitad de sus antiguos vasallos. Renuncio a describir el efecto de esta desagradable sorpresa.
Estrofa I En verdad que, cuando la previsión de los Dioses se impone á mi pensamiento, me quita inquietudes; pero apenas creo haberla comprendido, renuncio á ello al ver las miserias y las acciones de los mortales.
He aquí los nombres que se dieron a los que permanecieron, con su lugar de nacimiento, edad y detalles de sus aventuras, ya que renuncio a hacer sus retratos: los rasgos del Amor no eran seguramente más delicados, y los modelos donde el Albano iba a escoger los rostros de sus ángeles divinos eran ciertamente muy inferiores.
cambiado en mí, sin hojarascas, sin pedir ya nada a cada cuerpo consumido, a cada boca desflorada, a cada mente confundida. Me distancio... ligero al viento, tibio el oleaje. Renuncio al agua. Sofoco el huerto.
Mi ser se eleva en cruz sin dogmas con alas nuevas. Dejo la tierra, renuncio al agua, sofoco el huerto, el sol me llama... muere el incienso.
Mi ser se eleva en cruz sin dogmas con alas nuevas ligero el viento dejo la tierra el sol me llama mi ser se eleva muere el incienso renuncio al agua dejo la tierra con alas nuevas el sol me llama sofoco el huerto muere el incienso mi ser se eleva dejo la tierra ligero el viento en mi universo con alas nuevas el sol me llama en cruz sin dogmas con alas nuevas con alas nuevas dejo la tierra dejo la tierra ::el sol me llama el sol me llama :el sol me llama ::el sol me llama el sol me llama el sol me llama el sol me llama
Mas si renuncio a los sueños de los neuróticos, que constituyen la parte principal del material por mí reunido, no podré ya aplicar a la parte restante un severo criterio de selección.
os textos disponibles en este proyecto fueron extraidos de www.gnosis2002.com y la autorización para su difusión la encontramos en Cita del Autor: "Hoy por hoy mis queridos hermanos y por siempre, renuncio y he renunciado, y seguiré renunciando, a los derechos de autor.
Enrojeció la Nena, y al objeto de velar sus momentáneas turbaciones, continuó: -Pos bien: estaba yo como te he dicho, y el hombre parece que tenía el mal de la temblaera y con los ojos y con el labio que se le caían, y yo que estoy rabiando por cogerlo en un renuncio, pos encomencé..., la verdá..., no estaría bien hecho..., pero la verdá es que encomencé a jacer charranerías con el cuerpo y con la cara pa arrancarlo der to, y tanto apreté que de pronto se alevantó como si le hubiera picao la tarántula, y se vino pa mí el hombre cuasi rechinando los dientes, y cuando ya diba yo a ponerme en la puerta de la calle y si era preciso jasta a llamar al sereno, él se comió la partía.