rendija


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con rendija: hendija

rendija

s. f. Abertura larga y estrecha que atraviesa un cuerpo sólido y que deja entrar la luz y el aire o que existe entre dos cosas que están muy próximas el terremoto hizo algunas rendijas en la pared. hendidura, ranura

rendija

 
f. Hendedura que se produce naturalmente en cualquier cuerpo sólido y lo atraviesa de parte a parte.

rendija

(ren'dixa)
sustantivo femenino
abertura larga y estrecha en un cuerpo o entre dos cosas y que permite la entrada de luz y aire Entra frío por las rendijas de la puerta.
Sinónimos

rendija

sustantivo femenino
Traducciones

rendija

صَدْع

rendija

puklina

rendija

revne

rendija

Riss, Schlitz

rendija

ρωγμή

rendija

murtuma

rendija

fente

rendija

pukotina

rendija

すき間, スリット

rendija

균열, 슬릿

rendija

kier

rendija

sprekk

rendija

щель

rendija

spricka

rendija

รอยแตก

rendija

aralık

rendija

khe hỡ

rendija

缝隙

rendija

SF
1. (= hendedura) → crack, cleft; (= abertura) → aperture
2. (en la ley) → loophole
Ejemplos ?
El se dentró por una gulunera muy escura y muy medrosa que parecía un socavón, y fué a repuntar por allá a unas californias ondi había muchas escaleras que ganar, y unos zanjones muy horrendos por onde corrían unas aguas muy mugrientas y asquerosas. A tiempo que pasaba por una puertecita oyó un chillido como de cuchinito cuando lo'stán degollando, y si asomó por una rendija.
Sin embargo, hasta el mejor dispuesto de los proyectos humanos tiene siembre una rendija de escape, y los asesinos de John Openshaw no iban a recibir las semillas de naranja que les habría demostrado que otra persona, tan astuta y tan decidida como ellos mismos, les seguía la pista.
¿Llegado el veneno a su mayor intensidad, no estará ya ahora amortiguado?» Siendo diferentes los pareceres acordaron investigarlo, y mirando por una rendija vieron que me estaba yo tan tranquilo en mi sitio sin dar la menor señal de enfermedad ni de locura.
Pero estos calzones estaban abiertos en forma de corazón por la parte de atrás desde la cintura, de modo que pasando la mano por esta rendija se podía manosear el culo sin la menor dificultad; sólo un gran lazo de cinta cerraba esta abertura, y cuando queríase que esta parte del muchacho quedase al descubierto, bastaba deshacer el lazo, el cual tenía el color escogido por el amigo a quien pertenecía la virginidad del muchacho.
-dijo-, es una planta de guisante que ha brotado aquí con sus hojitas verdes. ¿Cómo llegaría a esta rendija? Pues tendrás un jardincito en que recrear los ojos.
La cabecita de don Hermenegildo me pareció en este instante, sobresaliendo por encima de los acartonados cuellos de su camisa, la de una hiena asomada a la rendija de su madriguera.
Al Torongiles se le habían volado de la imaginación todos sus propósitos belicosos; su amor a Rosarito acababa de perder grados de temperatura; la figura de Joselito había adquirido a sus ojos terribles proporciones; sentíase arrepentido de haber ido a meterse en la boca del lobo y lo único que ya deseaba era encontrar una rendija por la que huir de aquel lugar y de José, que parecía ensombrecido por el recuerdo de la trágica escena.
-¡Cabal!» Recelosas de lo que quieren de ellas, las ovejas avanzan lentamente hacia la puerta, no atinando a ver la apertura pequeña que les han preparado; hasta que una oveja vieja, para la cual la vida ya no tiene secretos, se para, mira el campo por la rendija, se acerca, se vuelve a parar, estira el pescuezo, pasa despacio, haciéndose chica, mezquinando las costillas, y, viéndose libre, se va adelante: y sigue la chorrera, entre el mayordomo y el puestero, que cuentan ambos, con atención, los animales a medida que van saliendo.
Todas las noches le hago cosquillas en el cuello con el cuchillo, y tiene miedo -. Y la chiquilla, sacando un largo cuchillo de una rendija de la pared, lo deslizó por el cuello del reno.
Si la escribe que no vuelva a la estancia, si la pobre obedece, si deja un portillo, una rendija para que la comadre introduzca por ella la punta de su mala intención, está perdido.
No la quedaba ya más que la puerta prohibida, y tenía grandes deseos de saber lo que estaba oculto dentro, por lo que dijo a los pajes que la acompañaban. -No quiero abrirla toda, mas quisiera entreabrirla un poco para que pudiéramos ver a través de la rendija.
En estos años duplicamos, prácticamente, nuestra planta industrial y reactivamos fundamentalmente al campo. Tuvimos que aprovechar el momento propicio, una verdadera rendija, para lanzarnos adelante y escapar de la trampa.